Quantcast

Retiran la estatua de Franco de Melilla solo 24 horas después de su aprobación en Pleno

Melilla ha retirado este martes la estatua dedicada al dictador Francisco Franco en la ciudad, que fue colocada tras aprobarse en un Pleno de la corporación en el año 1975 después de la muerte del general y colocada en la vía pública en 1978.

Esta medida se produce tan solo 24 horas después de la decisión adoptada por el Pleno de la Asamblea de la Ciudad Autónoma con los votos a favor del PSOE, CPM, Cs y un diputado no adscrito, el ex líder de Vox Jesús Delgado Aboy, con la abstención del PP y el voto en contra del único parlamentario de Vox.

La retirada se ha realizado en la tarde de este 23 de febrero de 2021 por sorpresa después de que por la mañana el presidente de la Ciudad Autónoma, Eduardo de Castro (Cs), dijera que se quitaría «lo antes posible» pero sin especificar día y hora, cuando fue preguntado por ello por los medios de comunicación en rueda de prensa.

Un importante dispositivo de operarios y fuerzas de seguridad montado a la entrada del puerto dio la pista del inicio de los trabajos para sacar de la vía pública la efigie de Francisco Franco Bahamonde y las placas que le acompañaban, entre ellas una principal en la que se podía leer ‘Melilla al Comandante de La Legión Francisco Franco Bahamonde 1921-1977’.

Los trabajos de demolición de la base de hormigón sobre la que se situaba una imagen de Franco vestido con traje de campaña legionario, bastón de mando en una mano y unos prismáticos en otra, ha durado más de una hora, tiempo en el que ha concitado la presencia de curiosos, si bien todo ha transcurrido con normalidad y sin incidentes. Durante ese tiempo apenas hubo un grito de un conductor diciendo que ‘así es como vamos a arreglar los problemas de España’ o los aplausos de la secretaria general de Podemos, Gema Aguilar, cuando ya la efigie colgaba de una grúa para su traslado a un camión.

A pregunta de los periodistas, el presidente Eduardo de Castro ha señalado que el destino de la estatua será «unos almacenes municipales» pero no ha detallado si va a tener algún uso más, como un museo, venta a un museo privado como ocurrió con una anterior estatua de Franco en Melilla u otro uso.

La retirada se ha producido además en un día de gran simbolismo como la conmemoración del 40º aniversario del fracaso del golpe de Estado del teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero un 23 de febrero de 1981.

Los partidos del Gobierno de la Ciudad (PSOE, CPM y Cs) han calificado este día como «histórico» porque aseguran que se retira la última estatua de Franco que quedaba en la vía pública en España, mientras el PP y Vox consideran que se tratan de «una cortina de humo» para esconder «los problemas que realmente preocupan a los melillenses, como la crisis del covid y la crisis económica».