Quantcast

Qué es Business Intelligence

La inteligencia empresarial o Business Intelligence (BI), es un término que se usa para referirse al empleo de herramientas y el desarrollo de estrategias empresariales. El BI utiliza tácticas para convertir la información en conocimiento. Esto se debe a que su finalidad es la de mejorar el proceso para la toma de decisiones dentro de una empresa.

Hoy en día, cuando la era digital está en su apogeo, las decisiones basadas en buena información es uno de los factores fundamentales que diferencian a una empresa de otra. En la actualidad existen una gran variedad de herramientas  que se pueden emplear para el desarrollo de estrategias empresariales.

Funcionamiento de la inteligencia empresarial

Funcionamiento del Business Intelligence

Este término es usado para referirse al uso que hacen las empresas de la información y los datos que poseen. Esta información es sobre el mercado, clientes, competidores y empleados, entre otros. Dentro de este mismo concepto entran los métodos que emplean para poder tomar algunas decisiones con base a esta información.

En otras palabras, el Business Intelligence combina la información externa y la interna. Por ejemplo: Una empresa que recaba información sobre sus últimas ventas del primer trimestre del año, hace uso de la inteligencia empresarial.

De igual manera, las redes sociales juegan un papel fundamental para el Business Intelligence. Estas funcionan perfectamente para obtener información de los competidores, sus estrategias o las fluctuaciones del mercado.

La prioridad que tenga el Business Intelligence de una empresa será lo que la diferencie del resto. Entre los factores que influyen en esto están: su capacidad para la recopilación de data, procesamiento y análisis. De esta forma podrá presentarlos y así emplearlo en tácticas empresariales.

Esto es lo que, en los últimos años, ha hecho florecer al mercado de las herramientas para la inteligencia empresarial y al mismo tiempo mejorado el desempeño de las empresas.

El origen del Business Intelligence

El origen del Business Intelligence

La primera mención de este término se encuentra registrada en la Cyclopaedia of Commercial and Business Adecdotes publicada en los Estados Unidos durante 1865 (History of Bussiness Intelligence).

Aunque fue sino hasta que los avances tecnológicos para el desarrollo de la almacenamiento de data, durante finales del siglo XX que, que se comenzó a emplear el término de Business Intelligence tal y como se conoce en la actualidad.

Esto se debe a que durante la década de los 90, fue cuando se comenzaron a crear y comercializar estas herramientas para las empresas. Ya que muchas empresas comenzaron a notar todo el potencial que conllevaba el conocimiento, y cómo se podía usar para encontrar soluciones y emplear estrategias.

Aunque para aquel entonces las herramientas para el Business Intelligence era un poco complicadas de usar y no eran igual de intuitivas en comparación con la de de hoy.  Aunque el estallido tecnológico no ocurrió sino hasta finales de 1999 y comienzos de los 2000. El marcado de los softwares para la inteligencia empresaria comenzó a florecer.

Durante este periodo las empresas tenían el reto de que las soluciones para la inteligencia empresarial fuesen rápidas y fáciles de usar por aquellos usuarios con poca experiencia. Pero al mismo tiempo necesitaban que pudiesen proporcionar datos confiables y a la vez seguros.

Durante los últimos 10 años estas herramientas han crecido y proliferado de manera exponencial, desarrollándose al punto en el que todas las empresas las necesitan para mantenerse.

En la actualidad, el internet, las redes sociales, los dispositivos móviles, junto a otras tecnologías, han permitido que obtener información sea mucho más sencillo que antes. Es por ello que poco a poco las tecnologías para el Business Intelligence se han vuelto más sofisticadas, más rápidas y más confiables para recabar información, todo esto de manera segura. De esta forma las empresas pueden emplear mejores estrategias y así mejorar sus cifras en comparación con la competencia.

Hoy en día, las herramientas para el Business Intelligence es un mercado millonario. Y se espera que continúe aumentando sus cifras en los próximos años.

Tipos de herramientas para el Business Intelligence

Tipos de herramientas para el Business Intelligence

Existen una amplia variedad de herramientas, cada una de estas cuentan con sus propias características. Aunque hoy en día se pueden categorizar de tres maneras:

  • Las herramientas para la gestión de data, las cuales permiten que los datos que proviene de distintas fuentes sean depurados y estandarizados. Además de esto permiten la extracción, la transformación y el traslado de estos.
  • Por otro lado están las aplicaciones para el descubrimiento de datos nuevos. Estas recopilan y analizan todos los nuevos datos, de esta forma evalúan la información reciente con la antigua y así poder crear algunas proyecciones para el futuro.
  • Finalmente están las herramientas para el reporting, las cuales están diseñadas para que una vez que la información  (nueva o no) ha sido recopilada y tratada, puedan ayudar a las empresas a proyectarla de manera gráfica. Además de esto permiten generar informes o reportes.

Ventajas de las herramientas para el Business Intelligence

Ventajas de las herramientas para el Business Intelligence

Son 4 las ventajas que ofrecen estas herramientas para el BI del mercado:

  • Cuentan con la capacidad de análisis combinado sobre la información interna y externa, especialmente esta última que generalmente proviene de distintas fuentes.
  • Permiten profundizar más en durante los análisis y al mismo tiempo poseen una mayor capacidad para el reporte de los resultados.
  • Cuentan con acceso a los registros, para así poder recabar más información durante los análisis.
  • Poseen la capacidad de proyectar y pronosticar los posibles futuros basándose en toda la información recolectada.

Hoy en día se ha demostrado que la información es poder, pero solo tener la información no es suficiente. Es necesario saber tratarla para así poder usarla. Gracias a estas herramientas este trabajo se ha simplificado, permitiéndole así a las empresas una manera más sencilla para desarrollar estrategias y de esta forma se podrán mantener en el mercado.