Quantcast

Mayonesa cortada: el truco para recuperarla y no desperdiciar nada en la cocina

Mayonesa, esa salsa a base de aceite, huevo y limón o vinagre que es tan fácil de hacer como de que se nos corte. Nada más que con esos tres elementos podemos tener una riquísima salsa que puede acompañar con cualquier comida que queramos. Algunos van un paso más allá y no hacen una mayonesa simple. Le añaden más cítrico, le echan ajo o cebolla para darle un puntito especial. Incluso puedes añadirle hasta tinta de calamar para hacerla negra. Si la quieres picante le echas un pelín de tabasco o guindilla. Y si eres de gustos caros, con un poquito de trufa le darás un gusto muy diferente.

Como vemos, esta emulsión es muy sencilla de hacer y admite prácticamente cualquier aderezo que se te ocurra. Se hace de forma muy sencilla. Tan solo necesitas yema de huevo, un chorro de aceite y un ácido, ya sea vinagre o limón. Y con esto y batiéndolo de una forma especial, en menos de un minuto la tendrás hecha. Pero si no lo haces bien, puede llegar a cortarse. La línea que está entre la mayonesa en su punto a la mayonesa cortada es muy delgada y hay que saberlo. Pero si se te corta la mayonesa, no debes tirarla, te vamos a dar unos sencillos consejos para recuperarla. Así no vas a malgastar ingredientes y nadie va a notarlo.

Cómo se hace una mayonesa

Mayonesa cortada: el truco para recuperarla y no desperdiciar nada en la cocina

Antes de seguir, te vamos a poner cómo hacer una mayonesa para que, si nunca lo has hecho, te pongas a ello. Esto también te va a servir para ver cómo de rápido se corta. Sobre todo si eres inexperto y nunca has hecho una, porque lo más normal es que no te salga a la primera.

Necesitarás un huevo  mediano a temperatura ambiente, 4 gramos de sal, 10 mililitros de vinagre o zumo de limón a temperatura ambiente. También 200 mililitros de aceite de oliva o vegetal a temperatura ambiente.

Pondremos el huevo en un vaso de batidora, pondremos la sal, el vinagre o limón y la mitad del aceite. Ponemos el brazo de la batidora abajo del todo y batimos a baja potencia sin mover nada. La mezcla se emulsionará. Ahora echamos el resto del aceite y vamos ya batiendo levantando el brazo hasta que la mezcla adquiera el espesor que queramos. Ya tenemos una mayonesa casera exquisita.