Quantcast

Cáritas de toda España refuerzan sus recursos para personas sin hogar

Numerosas Cáritas de toda España han reforzado sus recursos para personas sin hogar ante la ola de frío que ha llegado con el temporal Filomena y que ha provocado ya la muerte de dos personas en situación de sinhogarismo.

“Dos personas que dormían en la calle han fallecido esta noche en #Barcelona. Rezo por sus almas y hago un llamamiento a la solidaridad y a la fraternidad efectiva hacia los más desfavorecidos”, ha indicado el cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, este martes 12 de enero.

En un mensaje publicado en la red social Twitter, Omella ha recordado que Cáritas de Barcelona ofrece un teléfono gratuito de atención: 900 921 810.

Por su parte, el Centro de Información y Acogida de Cáritas Madrid, Cedia 24h, ha abierto otro espacio de centro día para evitar la movilidad de las mujeres ante este temporal. “Filomena es poderosa, pero la acogida y el calor de Cedia es mayor”, aseguran.

Además, la Iglesia, a través de Cáritas Diocesana de Segorbe-Castellón, ofrece refugio a todas aquellas personas sin hogar y que sufren las inclemencias climáticas habilitando un nuevo espacio con hasta 20 plazas.

También Cáritas Valencia ha advertido de que “el frío y la lluvia supone una situación límite para muchos” por lo que ha duplicado las plazas para la atención a las personas en situación de sin hogar con la puesta en marcha de una nueva vivienda cedida por el Arzobispado.

Además, ha ampliado el horario del centro de noche San Esteban y ha concertado plazas en dos pensiones de la ciudad y una decena de camas en el centro CIDES de Aldaia.

Por su parte, Cáritas Diocesana de Coria Cáceres ha informado de que, dada la situación actual debido a las bajas temperaturas, el Centro de Emergencia Social, habilitado en la Clave Cavellinas para personas sin hogar y gestionado por Cáritas, permanecerá abierto 24 horas.

Desde la campaña ‘Nadie Sin Hogar’ advierten también del fallecimiento de las dos personas en situación de sinhogarismo como consecuencia de la ola de frío extremo y recuerdan que “no tener casa mata”. “No es el frío el que lo hace, es la vulneración de su derecho humano a una vivienda adecuada donde protegerse”, añaden.