Quantcast

La Rioja garantizará purificadores si se demuestra su necesidad

El consejero de Educación, Pedro Uruñuela, ha garantizado hoy que, si se demuestra la necesidad de los purificadores para los centros escolares, sacará el dinero “de debajo de las piedras”.

Uruñuela ha compareció hoy en el Parlamento de La Rioja en una intervención en la que ha afirmado que, desde Educación, se sigue “optando por la presencialidad como mejor vía de aprendizaje”. A la vez, ha creído “justo reconocer el papel de responsabilidad de los alumnos y alumnas”; así como el “papel clave del profesorado”.

El consejero ha manifestado su preocupación por la ventilación de las aulas, frente a la ola de frío, y ha relatado cómo había pedido información sobre distintos aparatos purificadores.

Las dificultades que se ha encontrado por el camino, ha dicho, han empezado por la “falta de aparatos en el mercado”, empezando por detectores de CO2, de tal forma que “a duras penas” pudieron hacer mediciones en dos centros de Haro.

En cuanto a los purificadores, ha dicho que no hay “unanimidad en cuanto a la eficacia y necesidad”. Así, se pidió a la Unidad Covid un informe y el inspector médico educativo, Jose Ignacio Aguado, los calificó de innecesarios. A esto ha unido que no hay orientaciones claras desde el Ministerio de Sanidad.

Ha garantizado que, si se manifiesta su importancia y “realmente se demuestra” su eficacia está dispuesto a que todos los centros lo tengan.

Del mismo modo, ha manifestado que todo el material se ha mandado “igual a centros públicos y privados, porque están destinados al alumnado”, por lo que “no ha habido discriminación”.

Ya en declaraciones a los medios de comunicación, y con respecto a cómo hacer frente a la ola del frío con las necesidades de ventilación, ha dicho que se recurrirá “al sentido común y a la prudencia”.

“Si hay que sacar a los críos al pasillo para ventilar cinco minutos se les saca; se usarán ideas que se nos puedan ocurrir sobre la marcha conjugando la seguridad de los niños, que no cojan una pulmonía, y, a la vez, que se ventile la habitación y no se convierta en transmisor de posible coronavirus”, ha relatado.

Uruñuela ha indicado que no están previstos cribados en los centros “de momento”. Ha explicado el Equipo COVID en 24 horas hace las pruebas “que se tengan que hacer cuando se detecta un positivo”.

En este sentido, ha señalado que “es muy distinto cuando es en Infantil, que se confina a todo el grupo, porque no llevan mascarillas; y en Secundaria o FP se hace la trazabilidad de cuáles han sido los contactos y, a éstos, se les hace la prueba y, si dan positivo, se les mandan a casa”.

Con respecto a un posible nuevo confinamiento, ha dicho que los centros “estarían preparados porque les hemos dotado de las herramientas digitales necesarias y porque se ha incrementando la formación del profesorado”; y se ha manifestado “tranquilo”.

No obstante, ha trasladado cómo esta misma mañana había recibido una comunicación del Ministerio de Educación en la que se dice que “en estos momentos se descarta el confinamiento y cerrar los colegios”. “Tendría que ir mucho peor la situación para que tuviéramos que adoptar esa medida”, ha añadido.

HASTA 1.627 CASOS POSITIVOS

El consejero ha manifestado que “la incidencia de la pandemia en el ámbito de la educación riojana se sigue manteniendo en parámetros muy bajos y los centros educativos siguen siendo lugares seguros, donde los protocolos funcionan gracias a la responsabilidad y el rigor de toda la Comunidad Educativa”.

Ha informado de que La Rioja ha registrado desde el inicio de curso 1.627 casos positivos por COVID en centros educativos de 38 municipios, el 99,9 por ciento de los mismos originados en el ámbito externo del aula, mientras que en el 0,1 por ciento restante no se ha podido precisar con total garantía el origen.

Por meses, septiembre registró 277 casos, octubre 662 casos, noviembre 518 casos y diciembre 170 casos, reflejando una curva de incidencia muy similar a la dibujada en el ámbito de la sociedad riojana.

“El colegio ha representado una imagen fiel de la evolución de la pandemia en la sociedad estos meses, aunque contenida y controlada”, ha recalcado Uruñuela.

EVOLUCIÓN DE LA PANDEMIA

La evolución de la pandemia registró sus días más intensos en el último tramo del mes de octubre: el peor día sin duda fue el 29 de octubre, con cincuenta casos registrados que elevaron hasta los 316 los casos activos, el 0,58 por ciento de la población escolar en ese momento.

Ese fue el único día del curso en el que se han superado los 300 casos activos en el ámbito de la educación en La Rioja en lo que va de curso.

Unos días antes, el 15 de octubre, se produjo el cierre preventivo del primer centro escolar este curso: el CPC San Andrés de Calahorra, que implicó la realización de 209 PCRs a todos los alumnos y trabajadores del centro.

Tras ese centro, también se produjo el cierre de dos escuelas infantiles: D’Acuarela en Logroño el 30 de noviembre que implicó la realización de 21 PCRs; y Dino en Autol el 10 de diciembre con 35 pruebas PCRs realizadas a todos los alumnos y trabajadores del centro.

A lo largo de noviembre y diciembre, ha precisado Uruñuela, la pandemia entró desde en una evolución descendente en los centros educativos; hacia mitad de noviembre los casos activos habían descendido a un entorno cercano a los 200, y la evolución siguió descendiendo hasta el 10 de diciembre, donde marcó un mínimo de 57 casos activos de incidencia acumulada (el 0,1 por ciento de la población escolar) que no se registraba desde mediados de septiembre.

A partir del 11 de diciembre los casos activos oscilan entre 65 y 91 casos, no superando en este periodo nunca el 0,17 por ciento de la población escolar.

El pasado 23 de diciembre, fecha de inicio de las vacaciones navideñas, los centros escolares registraban una incidencia de 79 casos activos los cuales representan el 0,15 por ciento de la población escolar de La Rioja.

En el caso de los docentes, en lo que va de curso se han registrado 149 casos positivos en total (125 docentes y 25 en personal no docente), y al día 7 de enero la incidencia es de 8 casos activos.