Quantcast

Navarra detecta dos casos importados del Reino Unido

La Comunidad de Navarra ha registrado dos casos de coronavirus importados del Reino Unidos aunque, por el momento, no se ha confirmado si se trata de la nueva cepa de la Covid-19 que se ha detectado en el país británico y se espera que los resultados no lleguen “en el corto plazo” ya que se trata de “un proceso relativamente complejo”.

Así lo ha trasladado este martes a los medios de comunicación el director general de Salud, Carlos Artundo, quien ha explicado que se han mandado a secuenciar un conjunto de muestras, entre ellas las de estas personas, “para poder saber si es la nueva cepa”.

En otra clave, Artundo ha sostenido que el Gobierno foral ha decidido mantener las medidas restrictivas en estos días, de manera que el toque de queda sería a las 23.00 horas, se mantiene el cierre perimetral y la limitación de reuniones a seis personas de dos unidades convivenciales. Todo ello, lo ha enmarcado en “una estrategia de intento de anticipación y de cautela máxima”.

Artundo ha explicado que la región se encuentra en “una situación de estabilidad al alza” en algunos indicadores como la positividad de las PCR y el índice reproductivo básico, a lo que se suma “la previsión de impacto” de la primera parte de las Navidades que se verá en estos días.

Así, ha argumentado que “teniendo en cuenta el entorno con tendencias muy preocupantes en algunos países y la existencia de nuevas cepas”, se da un “escenario extremadamente frágil” en el que el Gobierno vio que los más prudente es no hacer la excepción de Nochevieja y Año Nuevo. “La lógica es de prevención, de máxima cautela y de anticipación”, ha reiterado Artundo, que ha señalado que, hasta ahora, se ha ido “por detrás del virus”, cuando se quiere “ir por delante en el tipo preventivo”.

Si bien Artundo ha afirmado que Navarra goza de una situación mejor que la de otras autonomías, ha advertido que es una situación “que cambia de manera impresionante”. “Nos parecía la mejor opción, pensando en términos de gestión de la pandemia, ponernos en el escenario más prudente”; lo que puede significar de cara a una tercera ola “muertos evitables, impactos sobre el sistema sanitario y sus profesiones, sobre la economía y la posibilidad de volver atrás en cuanto a la fase de alerta” actualmente en ‘riesgo alto’, ha recalcado.