Quantcast

Cómo limpiar las persianas sin desmontarlas

Debido a las inclemencias del tiempo, especialmente en La época de otoño e invierno, nuestras persianas, suelen acumular gran cantidad de suciedad. El limpiarlas puede ser engorroso, y muy especialmente, las que son enrollables, sobre todo si éstas se encuentran en los espacios exteriores, pues por lo general se tiene poco acceso.

Por lo general las persianas enrollables, se pueden encontrar en diferentes tipos de materiales como: madera, PVC o plástico y persianas de aluminio térmicas. Limpiar las persianas de plástico o PVC, es más engorroso dado que, con el tiempo y con la exposición del sol, se vuelve más poroso y penetra la suciedad con facilidad. Si tus persianas son de madera, su limpieza dependerá del tipo y del desgaste de las lamas, generalmente, después de limpiar este tipo de persianas, es conveniente aplicarles un barniz para exterior.

Para limpiar las persianas con los materiales anteriormente descritos, solo se requiere agua limpia y un poquito de jabón neutro. Si el sucio se ha adherido, puedes utilizar en este caso productos que no sean abrasivos, también está la opción de utilizar vapor.

Limpiarlas por la parte exterior

Limpiarlas las persianas por la parte exterior

Al momento de limpiarlas, y nos percatamos que éstas están muy sucias por fuera, si se dispone de acceso por la parte exterior, nos permite limpiarla más fácil, caso contrario, es cuando se deben limpiar por el lado interior.

  • Primeramente, se deben bajar las persianas, pero no lo hagas totalmente, solo se debe permitir que cuelgue lo justo, logrando de esta manera que las lamas queden abiertas entre sí, quedando visible la separación entre lamas. De esta manera podrás limpiar mejor la suciedad acumulada.
  • Seguidamente, ayudándote con un cepillo de cerdas suaves, procede a cepillar hacia arriba, y hacia abajo, de esta manera lograrás desprender toda la suciedad acumulada. Es conveniente que después de cepillar bien las persianas, las aspires bien tanto por fuera como por dentro.
  • Una vez hayas cepillado y aspirado, debes pasar un paño absorbente con agua y jabón neutro en el mismo sentido que utilizaste anteriormente. Se debe limpiar constantemente el paño absorbente, con la finalidad de eliminar bien la suciedad, eliminando así cualquier resto de la misma.
  • Una vez esté todo limpio, con la ayuda de un trapo seco, preferiblemente de algodón, procede a secarla y déjala sin enrollar. Inmediatamente después limpia por la parte interna de la persiana.

De no contar con acceso al exterior se puede realizar de una forma sencilla:

Las persianas cuentan con un cajón de enrolle, el cual se encuentra en la parte superior e interior de las ventanas, en donde las persianas quedan enrolladas al subirlas.  La mayoría de las persianas en el país, suelen ser de aluminio, madera o pvc. Igualmente, cada cajón cuenta con su forma de apertura.

Limpiar las persianas en su parte interior

Limpiar las persianas en su parte interior

Una vez hayas terminado de limpiar las persianas por su lado exterior, debes limpiarlas por su parte interior, para ello, realiza lo siguiente:

  1. Primeramente, debes aspirarlas bien.
  2. Con ayuda de un trapo absorbente, o una esponja que esté humedecida con agua y con jabón, comienza desde la parte superior a la inferior, de esta manera evitarás que se desplace el sucio.
  3. Una vez hayas concluido la limpieza, debes secar utilizando un paño de algodón.
  4. Finalmente, que hayas secado bien las persianas, debes enrollarlas y desenrollarlas, de esta manera se verificará su buen funcionamiento.
  5. De comprobar que todo funcionó bien, ya estarán listas tus persianas.

Para evitar la acumulación de suciedad en nuestras persianas, se sugiere realizar un mantenimiento por lo menos una vez al año.

Un producto para cada tipo de persianas

El material con el que están elaboradas las persianas, es importante tenerlo en cuenta a la hora de seleccionar el producto para la limpieza, así como la forma de limpiarlas. Por consiguiente, para las persianas de madera se utilizarán materiales como la cera o aceites, e incluso, puede ser útil los materiales como el parquet. Se debe tener en cuenta, que, para las maderas, no se debe utilizar agua, porque la humedad la deteriora fácilmente.

Si las persianas son de pvc o plástico, solo se requiere preparar una mezcla de agua con jabón. De esta manera se consigue limpiarlas y a la vez desinfectarlas. También se pueden utilizar para limpiarlas, vinagre blanco, o bicarbonato de sodio con agua.

Las persianas de metal, suelen ser las más fáciles para limpiar, pues solo se requiere un paño de algodón limpio que esté humedecido con alcohol, o si prefieres en vez de alcohol, puedes utilizar una mezcla de vinagre blanco con limón.

No te olvides de las correas

Además de las persianas, es importante prestar atención a las correas, ya que, es fácil que pasen desapercibidas, y éstas acumulan gran cantidad de polvo y suciedad. Para su limpieza solo debes humedecer un paño con detergente, y seguidamente, frotar las correas con suavidad.

También puedes conocer cómo cambiar cambiar la cinta de la persiana, para ello presiona clic aquí