Quantcast

Montserrat Martínez no podrá tomar ninguna decisión sobre CaixaBank

La candidata a la vicepresidencia de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Montserrat Martínez, no podrá tomar ninguna decisión sobre CaixaBank ni tendrá la posibilidad de participar en deliberaciones sobre la entidad financiera.

Así lo ha confirmado Montserrat Martínez en la Comisión de Asuntos Económicos y Transformación Digital dedicada a emitir el preceptivo dictamen sobre su idoneidad como candidata propuesta por el Gobierno para sustituir a Ana María Martínez-Pina como vicepresidenta del supervisor de los mercados.

Martínez dirigió desde 2018 la oficina de presidencia de CaixaBank, una responsabilidad a la que sumó ese año la dirección de asuntos públicos de la entidad. Estos cargos ocupados con anterioridad en el ámbito privado situarían a la candidata en una situación de conflicto de interés.

Por ello, durante su presentación, Martínez ha asegurado que durante el tiempo en que desempeñe el puesto de vicepresidenta no participará en deliberaciones ni tomará decisiones sobre CaixaBank, tanto en los órganos colegiados de la CNMV como en puestos natos que ocuparía en el Banco de España o en la Comisión Rectora del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

La candidata ha añadido que no le constan conflictos de interés con otras entidades cotizadas, así como tampoco por parte de su pareja ni de su familia directa.

En cualquier caso, ha subrayado que su experiencia en el asesoramiento directo de altos cargos, tanto en la CNMV como en el Banco de España, le hace ser «muy consciente» de la responsabilidad que conlleva el puesto para el que ha sido propuesta.

«Conozco la necesidad de ser extremadamente cuidadosa con cualquier aspecto que pueda poner en duda mi credibilidad e independencia», ha apostillado Martínez, quien ha añadido que también le constan los «rigurosos» procedimientos que la propia CNMV tiene establecidos para evitar tales situaciones.

Se da la circunstancia de que CaixaBank, además de ser una entidad cotizada, protagonizará una gran fusión durante el primer trimestre de 2021. El grupo absorberá Bankia y se convertirá en el banco más grande de España.

Esta operación ya ha sido aprobada por las juntas de accionistas de ambas entidades, mientras que durante los próximos meses deberá recibir el ‘visto bueno’ por parte de las autoridades reguladoras y de competencia.