Quantcast

Pepino: Estos son los peligros que no conoces

Con el auge de las dietas veganas y vegetarianas tendemos a encumbrar como ‘saludables’ a una serie de alimentos que realmente no lo son, especialmente si los consumimos en exceso. No todo lo verde es bueno. Uno de estos productos es el pepino, un vegetal que a priori parece inocuo -por la gran cantidad de agua que posee-, pero que tiene una serie de componentes químicos que pueden acabar problemas estomacales.

Y es que este vegetal tiene una serie de sustancias bajo su piel y en el extremo del tallo, las cucurbitacinas, que son los que producen el ya famoso amargor de los pepinos y que suelen generar gases en exceso en el sistema digestivo. Lo de ‘que te repita’. Así lo explicaba la nutricionista Beatriz Robles en una entrevista con El Español.

LOS PEPINILLOS EN VINAGRE SON EL DEMONIO

Si los pepinos ya tienen su aquel, tendremos que prestar una especial atención a tener un consumo moderado de pepinillos en vinagre. Aparte de tener una gran cantidad de sal, poseen con gran frecuencia benzoato de sodio y de potasio, dos aditivos aditivos carcinógenos bastante indeseables para el organismo. Si eres de los que te flipan los pepinillos en vinagre, vigila al menos que no lleven estos ingredientes.

Hemos de saber que ingerir encurtidos como aperitivo puede ayudarnos a perder peso, ya que son alimentos saciantes, pero tampoco hay que abusar con ellos. Muchas páginas han recomendado la ingesta de encurtidos por sus propiedades probióticas, pero no se han hecho eco de los peligros que tiene asociado un consumo excesivo.

Más peligrosos aún que los pepinos son los pepinillos, por su alta cantidad de sal.