Quantcast

Campaña de Cáritas fomenta la compra de ropa de segunda mano con una ‘tárifa plana’

Arropa Valencia, la empresa de inserción de personas en riesgo de exclusión social impulsada por la fundación José María Haro-INTRA de Cáritas Diocesana de Valencia, ha lanzado junto con Koopera Mediterránea la campaña «#SmartProject», con la que pretende impulsar entre los ciudadanos el uso de la ropa de segunda mano que se vende en sus tiendas ‘Koopera Store’.

Así, se han creado unos bonos o tarjetas denominados ‘#Smartdcard’, que son una tarifa plana de 10 o 15 euros con los que el cliente puede elegir las cuatro prendas que más le gusten de la tienda, según la tarifa adquirida, ha explicado el Arzobispado en un comunicado.

En palabras de la responsable de Arropa Valencia, Laia Seró, la nueva campaña pretende «ofrecer moda sostenible al mejor precio, con la que se cuida el planeta y se generan puestos de empleo para personas en riesgo de exclusión social».

Por otro lado, con motivo del Black Friday las tiendas ‘Koopera Store’ también están llevando a cabo promociones para adquirir prendas de ropa de segunda mano, ha añadido Laia Seró.

KOOPERA MEDITERRÁNEA

Koopera Mediterránea, proyecto impulsado por Koopera y las Cáritas Diocesanas de Valencia, Albacete, Segorbe-Castellón y Teruel Albarracín «es la empresa de inserción más grande de la Comunitat Valenciana y la mitad de su plantilla es personal de inserción».

Así, el objetivo del proyecto es doble, «ofrecer moda sostenible, porque todos artículos son reutilizados, con precios muy asequibles, y facilitar la inserción socio-laboral de personas en situación o en riesgo de exclusión social».

Tanto Koopera Mediterránea y Arropa Valencia son empresas de inserción social y ambas trabajan en prendas de ropa de segunda mano. Arropa recoge la ropa y la vende en las tiendas y Koopera se encarga de su clasificación.

En las dos empresas más de la mitad de los empleados son de los denominadas con «perfiles de inserción». Estas personas cumplen ciclos de hasta tres años con contrato durante los cuales se forman en el plano personal y profesional, con el asesoramiento de los técnicos de acompañamiento sociolaboral. Una vez se cumple el ciclo de tres años, se les ayuda a buscar trabajo.

CONSIGUE SU PRIMER TRABAJO GRACIAS A ARROPA

Celia, una de las empleadas de Arropa que está en la planta de recogida de ropa revisando y preparando los pedidos para enviarlos a las tiendas, ha explicado que con esta iniciativa tuvo «la oportunidad de trabajar por primera vez».

Esta trabajadora, que tiene una hija de siete años, vino a València desde Bolivia hace ya diez años pero nunca había conseguido trabajo. Hace dos años y medio conoció Arropa a través de la Cáritas de la parroquia de María Medianera de Valencia en su proyecto Hiedra de ayuda a mujeres y niños en riesgo de exclusión. Desde allí la derivaron al programa de Empleo de Cáritas Diocesana de Valencia desde donde accedió a la empresa de inserción.

«Con esta iniciativa, además de darme trabajo, aprendí a valorar y conocer mis aptitudes y habilidades como trabajadora. He descubierto que sí que puedo hacerlo y soy perfectamente capaz», ha manifestado, al tiempo que ha explicado que ya le están ayudando a buscar un trabajo para cuando finalice el periodo de tres años y ha hecho incluso algunas entrevistas de empleo.