Quantcast

Desarticulada una presunta red de tráfico de mujeres entre Rumanía y Barcelona

La Policía Nacional ha desarticulado una presunta red de tráfico y explotación sexual de mujeres que operaba entre Rumanía y Barcelona, y cuyas víctimas eran obligadas a ejercer la prostitución, a consumir cocaína y a venderla a sus clientes.

Según explicó este jueves la Policía Nacional, la investigación comenzó tras la denuncia de una mujer en Rumanía que indicó la existencia del grupo criminal y de cómo trasladaban a mujeres a un club de alterne de Barcelona. La operación ha finalizado con la entrada y registro en cuatro domicilios: dos en la provincia de Barcelona, donde se detuvo a cuatro personas, y otros dos en una localidad de Rumanía.

La investigación se ha realizado junto a la policía rumana, con la coordinación de Europol y bajo las directrices de Eurojust, y se ha saldado con la intervención de más de 6.000 euros en efectivo, armas y una pequeña cantidad de cocaína entre otros.

Las pesquisas comenzaron tras una información facilitada por la Agregaduría de Interior de la Embajada de Rumanía en España, quien informó sobre una denuncia que presentó una víctima de trata en Rumanía. La víctima relató a la Policía rumana cómo había sido captada cuando era menor de edad a través del conocido método ‘Lover Boy’, y cómo la organización trasladaba mujeres a España para ser explotadas sexualmente en un club de alterne en Barcelona.

Tras varias gestiones, los agentes pudieron constatar que las mujeres también eran obligadas a consumir cocaína y vendérsela a sus clientes. El suministro de la droga era facilitado por los principales investigados, una pareja formada por un español y una rumana. Las dosis eran preparadas en un mini laboratorio en su domicilio, donde mezclaban la cocaína con acetona y otros precursores hasta que quedaba 150 gramos de cocaína preparada para la venta.

Tras analizar toda la información, los agentes establecieron el correspondiente dispositivo de forma simultánea en España y Rumanía, y se llevaron a cabo cuatro entradas y registros, dos en domicilios de la provincia de Barcelona y otras dos en domicilios de la ciudad rumana de Ploiesti. Cuatro personas fueron detenidas en la ciudad condal como presuntos autores de los delitos de trata de seres humanos con fines de explotación sexual, tráfico de estupefacientes y pertenencia a organización criminal.

En los registros de Barcelona se ha intervenido más de 6.000 euros en efectivo, doce teléfonos móviles, una moto, un vehículo de alta gama, resguardos de envío de dinero, instrumentos para alterar estupefacientes, precursores, 150 gramos de cocaína, dos revólveres, 38 cartuchos, tres pistolas táser y tres armas blancas.