Quantcast

Análisis Ni No Kuni Remastered – La remasterización del posiblemente mejor juego de Level-5

Ni No Kuni: La Ira de la Bruja blanca apareció allá por el año 2013 en Playstation 3 y fue uno de los juegos más exitosos de la pasada generación. Un juego que desprendía un halo de magia debido a que era la unión de dos de los talentos audiovisuales y de videojuegos más potentes de Japón. El juego estaba desarrollado por Level-5 autor de Profesor Layton o Yo-kai Watch y Studio Ghibli, creadores de Mi vecino Totoro o El viaje de Chihiro le ponía el toque artístico y nos llega de la mano de Bandai-Namco hasta nuestras consolas.

Rápidamente te das cuenta de que el juego es especial. Encarnamos a Oliver, un adolescente normal que decide saltarse las normas de su casa y salir de noche a probar un coche de competición junto con un amigo. Tras tener un pequeño incidente acaba en el río donde no puede nadar, pero su madre se da cuenta de que el niño ha salido de casa y va a buscarle y se encuentra la escena de Óliver intentando a horcajadas salir del agua pero sin éxito así que sin dudarlo se tira al agua a por él. Tras salvarle, la mamá de Óliver, que sufre del corazón, tiene un ataque y fallece. A partir de aquí, las lágrimas de Oli hacen que un muñeco de tela, regalo de su madre, tome vida y forma de un pequeño bicho llamado Mr. Drippy, un pseudo Pepito Grillo que guiará a Oliver a un mundo paralelo en donde es posible resucitar a su madre.

Aquella otra realidad esconde un peculiar mundo lleno de criaturas mágicas. Ni No Kuni es un juego de Rol por turnos en el que tendremos movimiento libre por el escenario y los combates son con criaturas que van apareciendo pero podremos esquivar. La exploración se produce por el mundo con un mapa minimizado por el que vamos caminando y vemos a los enemigos en tiempo real al más puro estilo Secret of Mana o Final Fantasy VII y VIII. También tendremos la ocasión de explorar mazmorras, ciudades, hablar con los todos los habitantes y realizar las misiones que se nos encomienden.

Para el combate tendremos la ayuda de los Únimos, unos seres que iremos capturando a medida que luchamos con ellos al más puro estilo Pokémon. Tendremos un equipo de tres únimos, podremos subirlos de nivel, aprenderán habilidades (hasta 8, si son más, podrán olvidarse) e incluso a cierto nivel podrán evolucionar. En el Unimalario podremos cuidarlos bien y darles chucherías para subirles ciertas habilidades como ataque, defensa, ataque mágico, etcétera y mejorar nuestra afinidad con ellos.

En cuanto al combate en sí, podremos hacer que luchen los únimos por nosotros pero el tiempo que pueden estar en el combate es limitado y deberemos guardarlos y luchar nosotros mismos utilizando hechizos o a ataque limpio. Iremos aprendiendo hechizos y rellenando hojas de una enciclopedia para ir aprendiendo más cosas del universo en el que nos encontramos. En cuanto a la duración de la historia, Ni No Kuni: La Ira de la Bruja Blanca se va a más de las 40 horas, aunque realmente este tiempo se puede extender lo que queramos por que para los que busquen capturar a todos los únimos o hacer que los más potentes evolucionen hasta tener un equipo muy potente. Realmente la dificultad del juego no es demasiado alta y se puede completar teniendo un poco de cabeza y sabiendo qué unimos debemos usar en cada momento. Para los que solo busquen centrarse en su apasionante y mágica historia, también está disponible el modo fácil que nos hará más sencillas las cosas a la hora de luchar.

A nivel jugable no ha habido retoques en esta remasterización. Gráficamente es donde han metido mano a la remasterización y se nota realmente los 1080p y los 60 frames por segundo que hacen que la aventura se vea mucho más nítida que la original, más fluida y sin tirones ni caídas a pesar de todas las luces y efectos que se pueden dar en pantalla. En Playstation 4 PRO la resolución puede llegar a los 1440p y 60 fps o incluso sacrificar fluidez a cambio de resolución y jugar el juego en 4K pero a 30fps. Sin duda son opciones para todo tipo de públicos.

A nivel sonoro Ni No Kuni Remastered sigue conservando la maestría de lo que era la banda sonora original que lo eleva casi a una obra maestra. Las voces siguen pudiendo establecerse en inglés o en japonés pero la traducción mediante subtítulos está perfectamente localizada al español como en el juego original

Sin duda Ni No Kuni Remastered es una de esas maravillas que tenemos suerte de poder volver a disfrutar en esta generación. Los amantes de Ghibli y de Level-5 están de enhorabuena ya que es la ocasión perfecta para rejugar o descubrir esta joya que no tiene retoques a nivel jugable pero que se ve mucho mejor en cuanto a gráficos se refiere. No se le nota el paso del tiempo ni las costuras y sin duda es una aventura con un guión de muy alta calidad, muchas horas de juego y magia que se desborda por los todos los rincones del juego. Nos llega gracias a Bandai Namco y os lo recomendamos porque no os va a defraudar. Es Belleza pura.