Quantcast

El Papa coincidirá con el presidente chino, Xi Jinping, en Kazajistán la semana próxima

El Papa coincidirá con el presidente chino, Xi Jinping, en Kazajistán la próxima semana, si bien la oficina de prensa del Vaticano no ha confirmado si habrá un encuentro bilateral entre ambos.

La agenda de Xi Jinping incluye una reunión con el presidente de Kazajstán, Kassym-Jomart Tokayev, el 14 de septiembre, mientras que el Pontífice estará en el país asiático para participar en el 7º Congreso de Líderes de Religiones Mundiales y Tradicionales, celebrado en Nur-Sultán.

Además de la coyuntura internacional, el posible encuentro entre Francisco y Xi Jinping se produciría en un contexto de incertidumbre ya que la Santa Sede y China están negociando la renovación del acuerdo provisional adoptado en septiembre de 2018 para nombrar obispos en China.

El secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, informó en una entrevista en la televisión italiana el pasado 2 de septiembre de que una delegación de diplomáticos del Vaticano había viajado a China y anunció que el acuerdo iba a renovarse sin cambios este otoño. De ser así, sería la segunda vez que la Santa Sede valida el acuerdo con Pekín que cimentó un nuevo sistema de designación de obispos introduciendo un posible veto papal a las ternas que se presentan desde Oriente.

El histórico acuerdo con China para definir una hoja de ruta en la cuestión de designación de obispos fue firmado hace cuatro años y facilitó el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre los dos Estados, rotas hace más de sesenta años. Cuando se instauró el régimen comunista en 1949, las autoridades del país expulsaron al nuncio apostólico y, desde entonces, China únicamente ha permitido el culto católico por medio de la Asociación Patriótica Comunista China. Se trata de un órgano leal al gobierno chino, que además rechaza la autoridad de la Santa Sede en el nombramiento de obispos y en el gobierno de la Iglesia.

Sin relaciones diplomáticas, un posible encuentro entre Xi y el Papa Francisco no sería oficial. Nunca ha habido un encuentro entre un Papa y un presidente de China en la historia de la Iglesia.