Quantcast

Negligencias médicas relacionadas con ictus

Actualmente, el ictus es considerado uno de los problemas de salud pública más frecuentes en España.

Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), cada año, un promedio de 120.000 personas sufren esta enfermedad en el país, de las cuales al menos un 50% quedan afectadas por secuelas o fallecen.

En este contexto, la atención temprana y la realización de tratamientos de forma oportuna representan la posibilidad de salvar la vida de los afectados y disminuir las secuelas que se puedan ocasionar. Sin embargo, la negligencia médica resulta un factor altamente perjudicial para quienes se enfrentan a esta enfermedad. Es por ello que el despacho Carosso Abogados se ha enfocado en proporcionar asesoramiento jurídico ante esta clase de situaciones.     

La importancia del diagnóstico temprano en casos de ictus

Según los especialistas, el ictus es considerado la principal causa de discapacidad en los adultos y también la enfermedad que mayor número de muertes en la población femenina genera en España. Es por esta razón que la atención y el diagnóstico temprano resultan esenciales para disminuir las lesiones funcionales que puede generar esta enfermedad, así como el riesgo de fallecimiento.  

En este contexto, una falla o ausencia del apoyo profesional necesarios para reconocer los síntomas, supone el aumento de las consecuencias negativas, y por ende, el deterioro de la calidad de vida del paciente.

La negligencia durante un caso de ictus puede presentarse desde diferentes ámbitos. Los casos más comunes ocurren cuando existe un diagnóstico erróneo de la enfermedad, falta o también cuando la atención y el tratamiento que recibe el paciente resultan insuficientes o inadecuados. Algunas de las negligencias en el ictus, entre otras, pueden venir por un retraso en el apoyo médico después de llamar a una ambulancia, la no remisión a un médico especialista (neurólogo), especialmente durante los fines de semana y días festivos, lo que conduce a retrasos en el diagnóstico. Además, otras pueden estar causadas por la monitorización y atención inadecuadas después del ingreso al hospital, la falta de aplicación de tratamientos o la monitorización inadecuada de los pacientes con medicación que puede aumentar el riesgo de sufrir un ictus

La reclamación de negligencia médica

Además de las consecuencias neurológicas y funcionales que puede causar un accidente cardiovascular, los daños emocionales y económicos suelen afectar a la persona enferma y su entorno. Es por esta razón que reclamar un caso de negligencia médica por ictus resulta esencial para velar por su calidad de vida.

En este contexto, los profesionales de Carosso Abogados se han caracterizado por brindar asesoría en procesos de negligencias médicas. Sus servicios abarcan desde el estudio de caso hasta el acompañamiento en la reclamación para obtener una indemnización acorde a los daños corporales y/o patrimoniales sufridos.

Este despacho especializado exclusivamente en negligencias médicas se ha caracterizado por su rigor y profesionalismo, siendo además que tanto el análisis de viabilidad de cada caso, así como los trámites de la reclamación llevados por los profesionales son totalmente gratuitos. Los profesionales de Carosso Abogados, solo reciben un porcentaje de la indemnización en caso de ganar la demanda.      

Ubicados en Madrid y colaboradores con la Federación Española de Ictus, este despacho de abogados se ha enfocado en proporcionar soluciones efectivas a los pacientes que hayan sufrido negligencia médica por ictus.