Quantcast

La vejiga del gato: todo sobre el tracto urinario inferior felino

La infección urinaria en los gatos es un problema muy común. La vejiga del gato es uno de los órganos más afectados por las infecciones que son capaces de debilitar todo el sistema excretor. Este órgano con capacidad de ampliar su tamaño es fundamental en el buen funcionamiento del organismo de un gato, siendo uno de los principales responsables de la eliminación de la orina. ¿Pero sabes dónde está la vejiga del gato? ¿O cuál es su función? ¿Y tiene idea de cuáles son las enfermedades que más afectan a esta región?.

Dónde está la vejiga del gato: conozca la anatomía del órgano

Los músculos que rodean la pared de la vejiga tienen la capacidad de contraerse, ideal para vaciar la vejiga cuando es necesario. La vejiga del gato también puede ampliar y reducir su tamaño. Por lo tanto, es difícil definir el tamaño exacto del órgano, ya que depende de la cantidad de orina presente. Además, la forma de la vejiga del gato también varía: cuando está vacía, parece un globo; cuando se extiende, adopta una forma cercana a la de un globo.

El contorno de la vejiga del gato puede ser más o menos regular. Si está parcialmente lleno, tiene un contorno irregular, debido a la presencia de orina en su interior y a la presión que sufre por parte de los órganos vecinos al aumentar su tamaño. Y, después de todo, ¿dónde está la vejiga del gato? Se encuentra en la región abdominal. Cuando se expande, puede llegar incluso a la zona del ombligo. Si está muy llena, puedes palpar la zona donde la vejiga del gato está más tensa.

¿Cuál es la función de la vejiga del gato?

La función principal de la vejiga del gato es actuar como depósito temporal de la orina producida por los riñones. Tras pasar por los uréteres, la orina llega a la vejiga y se almacena. Como la vejiga del gato tiene una gran capacidad de expansión, puede contener una gran cantidad de orina en su interior. Sin embargo, como veremos más adelante, una vejiga completamente llena puede significar algún problema de salud en el animal, como una obstrucción de cristales. La vejiga del gato también ayuda en el proceso de expulsión de la orina. Su buena capacidad de contracción sirve de impulso capaz de dar fuerza a la orina para que pase por la uretra. Básicamente es como si la vejiga del gato se apretara, impulsando la orina a través del final del tracto urinario inferior, completando el proceso de micción.

Salud de la vejiga del gato: las enfermedades del tracto urinario inferior felino causan dolor y dificultad para orinar

Por desgracia, los gatitos tienen gran facilidad para adquirir problemas de salud en el sistema urinario. Aunque son más comunes en los gatos mayores, los gatitos de cualquier edad pueden sufrir una infección urinaria. Una de las principales razones es la baja ingesta de agua de los gatos. Los gatos, en general, no están acostumbrados a beber agua. Esto tiene un impacto directo en la salud del gato, ya que la ingesta de agua combate los problemas renales y las infecciones del tracto urinario. Además de la falta de agua, hay otra causa común: el estrés y la ansiedad. Cuando los gatos pasan por situaciones de estrés (como cambios de rutina o la llegada de una nueva mascota) es habitual que beban aún menos agua, lo que aumenta el riesgo.

Las enfermedades pueden afectar a cualquier órgano del sistema excretor felino. Las que afectan a la vejiga y a la uretra se denominan Enfermedades del Tracto Urinario Inferior Felino (ETBI). Pueden caracterizarse como un conjunto de trastornos en estas áreas, que tienen síntomas similares y a menudo orígenes diferentes. Entre las más comunes, podemos destacar la cistitis y la obstrucción urinaria. Los síntomas más presentes en estos y otros DTUIF son

  • Lamer los genitales
  • Hematuria: presencia de sangre en la orina
  • Disuria – dolor al orinar
  • Poliuria: necesidad frecuente de orinar
  • Periuria: micción inapropiada, en un lugar inadecuado
  • Agresividad
  • Letargo
  • Vocalización extrema – maullido excesivo
  • Cambios de comportamiento

Infección urinaria en los gatos: la cistitis es más común de lo que se cree

Habrás oído hablar de la infección de orina, ¿verdad? Entonces, la cistitis es exactamente eso. La afección se caracteriza por una infección que puede producirse en cualquier órgano del sistema urinario de un animal. Cuando llega a los riñones, se llama nefritis, en la uretra es uretritis y en la vejiga es cistitis. La cistitis puede estar causada por agentes externos, como bacterias, virus o parásitos. Sin embargo, también puede estar relacionado con el estrés, la ansiedad, la baja ingesta de agua y la obesidad felina.

Dado que está relacionada con varios motivos, a menudo no se identifica la causa exacta de la cistitis. En la cistitis, la vejiga del gato se inflama y se engrosa, provocando un dolor extremo al orinar. Es muy incómodo para el animal y, si no se trata pronto, puede afectar a otros órganos del animal. Por lo tanto, ante el signo de cualquiera de los síntomas comunes a la DTUIF, es esencial llevar al animal inmediatamente al veterinario. El tratamiento suele realizarse con antibióticos prescritos por el veterinario especialista en urología.

El gato con obstrucción urinaria casi siempre necesita cirugía

La obstrucción urinaria es un problema grave que puede afectar al tracto urinario inferior de los gatos. Se produce cuando algo obstruye el paso de la orina por el tracto urinario, impidiendo el flujo y la eliminación de la misma. La obstrucción puede ser total o parcial, imposibilitando una parte o la totalidad de la excreción de orina. En este caso, la vejiga del gato se llena completamente y no puede vaciarse correctamente. En casos raros y muy graves, también puede producirse la rotura de la vejiga.

Con el aumento del volumen de la vejiga, la orina puede volver a subir por los uréteres hasta los riñones, causando hidronefrosis. En esta condición, los riñones se llenan y sufren varias consecuencias que afectan a su funcionamiento normal, empeorando la condición. En una situación de gato con obstrucción urinaria, ¿qué hacer? En primer lugar, en cuanto notes los síntomas del problema, lleva al animal al veterinario para que lo evalúe. La principal forma de saber si la vejiga del gato está demasiado llena debido a una obstrucción es con exámenes de laboratorio y de imagen. Al saber qué es lo que obstruye, es posible eliminarlo con cirugía. El vaciado y el lavado de la vejiga también son procedimientos que pueden realizarse.

La presencia de cristales en la vejiga del gato suele ser la causa principal de la obstrucción urinaria. También conocidos como “piedras”, los cristales de la vejiga del gato se forman por la unión de ciertas sustancias químicas presentes en el animal. Pueden tener varios tamaños, obstruyendo parcial o totalmente el tracto urinario inferior del animal. Además de impedir el flujo, el problema también provoca un dolor extremo.

El agua abundante previenen las infecciones en la vejiga del gato

La vejiga del gato es un órgano extremadamente importante para el buen funcionamiento del sistema urinario. Por lo tanto, cualquier problema en este órgano afecta a todo el sistema y, en consecuencia, a todo el organismo del animal. Pero hay algunas precauciones que se pueden tomar para evitar estas situaciones. La principal es aumentar la ingesta de agua del animal. Es esencial que el propietario anime al animal a beber más agua. Un consejo es dejar varios botes de agua repartidos por la casa. Así, tendrá más disponibilidad para beber en cualquier momento del día.

Como a los gatos no les gusta tanto beber agua, otra forma de fomentar el aumento de su concentración en el organismo es con la comida. La comida húmeda, o el sobre para los gatos, puede ofrecerse todos los días, incluso sustituyendo la comida seca en algunas comidas. El sobre tiene una mayor concentración de agua, esencial para aquellos gatos que apenas beben. Otra forma de prevenir enfermedades en la vejiga del gato es evitar el estrés. Cuando sea necesario hacer cambios en la rutina (como viajar, cambiar de comida, recibir a nuevas personas y animales), hazlo de forma sutil. Esto evita la ansiedad en el animal, protegiendo su salud. Es importante destacar que el pienso urinario para gatos suele recomendarse sólo como tratamiento para animales a los que se les ha diagnosticado problemas urinarios. la aparición de infecciones urinarias. ¡Habla con el veterinario!