Quantcast

La Cabra, una barra de tapas de alta cocina

  • El recetario tradicional, las tapas, el vermut y el picoteo basado en el producto de calidad son los puntos clave de la barra de La Cabra.
  • En su cocina lo que prima es el producto de calidad tratado de la forma más honesta.

Misma imagen, diferentes dueños y un punto en común: ofrecer una gastronomía de altura y una experiencia culinaria de nivel, así es la vuelta de La Cabra a las calles de Madrid. Con otra filosofía y en manos de tres socios provenientes del mundo de la restauración, el restaurante La Cabra volvió a abrir sus puertas tras la pandemia. Este local, conocido de sobra en la capital, vuelve con fuerza con una nueva filosofía gastronómica que pone todo su foco en el producto de calidad y de temporada tanto en sala como en barra.

Madrid
La Cabra

La cocina española, especialmente la del recetario madrileño, se rinde a los pies de los comensales para devolverles la esencia de las barras de siempre. Con su ambiente elegante, más vanguardista que nunca, se come y bebe en la barra de La Cabra, un espacio especialmente creado para disfrutar compartiendo y creando momentos.

También una carta informal

En su cocina lo que prima es el producto de calidad tratado de la forma más honesta y permitiendo al comensal disfrutar de todos los sabores, sin enmascararlos. Su carta, aunque creativa, está enfocada en el concepto del tapeo, “porque un buen restaurante comienza con una buena barra, con un lugar donde puedes tomarte una caña y picar algo”, dice Javier Gutiérrez, uno de sus socios, y concluye: “En Madrid somos mucho de barras”.

Madrid
La Cabra

Su carta más informal creada por Jefferson Pinto, la que corresponde a este ambiente, se oferta únicamente en este espacio y en el horario de cocina. El picoteo para compartir comienza con las croquetas de jamón y de choco y le siguen elaboraciones para comer y disfrutar con las manos como su brioche de costilla con salsa de chipotle y encurtidos, el bikini de oreja melosa con su salsa brava más especial, el pastrami de presa ibérica, el bao de langostinos crujientes, lombarda encurtida y kimchi y la mini hamburguesa de atún con encurtidos y mahonesa de sriracha. Una carta canalla, divertida y juguetona que tiene como objetivo que los clientes pasen por La Cabra para tomar un vermut, un vino o una cerveza y puedan picar algo o, incluso, irse de la barra habiendo comido

Con bodega a la vista

La cava de La Cabra se encuentra en manos del sumiller Carlos Maestro, quién ha creado una carta amplia y variada con más de 160 etiquetas en permanente actualización, con la idea de que los clientes siempre tengas nuevas opciones de vinos que probar. “Hay muchas referencias nacionales que rotamos constantemente. Nos gusta introducir cosas nuevas de zonas que están en crecimiento y que cada vez se solicitan más en Madrid. Además, contamos con 12 referencias que se sirven por copas y que también se actualizan, opciones que van desde lo más clásico hasta lo más moderno, que se adaptan a todos los gustos y paladares”.

Madrid
La Cabra

A través de su bodega, Maestro busca dar visibilidad a todos esos bodegueros y viticultores jóvenes que están haciendo cosas diferentes que merecen ser contadas. De ahí que estén ampliando su carta con vinos naturales y vinos de Jerez, dos opciones que cada vez se están reclamando más entre los conocedores de este mundo y de todos aquellos que buscan profundizar y experimentar fuera del terreno ya conocido.

Tragos clásicos

El apartado de coctelería juega un papel fundamental dentro de la carta de La Cabra, pues su barra también está pensada para que pueda maridarse con cócteles y para que sirvan de sobremesa tras una buena comida. “Lo que más reclama la clientela son los tragos elaborados con una buena materia prima”, explica Maestro, por eso su carta de cócteles está centrada en las recetas clásicas como el Negroni, el Pisco Sour, el Mojito, el Margarita o el Moscow Mule; elaboraciones que combinan en un solo trago la tradición y la modernidad, sin renunciar a los códigos y tendencias actuales.

Madrid
La Cabra

En manos de sus nuevos dueños, tres socios provenientes del mundo de la restauración – María José y Javier Gutiérrez y José Vicente Cervera Fernández-, el restaurante La Cabra mantiene su imagen de antaño, pero renueva todo su interior. Su cocina española de temporada da prioridad al producto en un espacio ecléctico, de vanguardia, donde la protagonista es su barra y su bodega vista.