Quantcast

Bizcocho marmolado: cómo conseguir que no se te quede todo en el suelo

El bizcocho marmolado es uno de los más deliciosos para disfrutar en una merienda de media tarde acompañado de un vaso de leche o como desayuno lleno de energías acompañado con una taza de café caliente. Gracias a su dulce fusión de sabores entre la aromática vainilla y el divino chocolate, este bizcocho se ha consagrado como el favorito de muchos.

Ahora bien, seguramente alguna vez te ha pasado que al prepararlo, todo el chocolate se va al fondo y se pierde el característico marmolado. Si te ha sucedido, no tienes de qué preocuparte, porque te contaré cómo conseguir que quede perfecto.

El bizcocho marmolado y su genial combinación de sabores

Si en algún momento has estado indeciso entre que tipo de sabor elegir para disfrutar de un dulce bizcocho, el marmolado te hace la tarea fácil. Uno de sus mayores atractivos es que en cada bocado, puedes degustar tanto el sabor de la vainilla, como el del chocolate, lo que lo hace tener ventaja ante uno tradicional de un solo sabor.

Lo más atractivo es que ambos sabores no se mezcla, lo cual le da una visual atractiva y bastante llamativa. Por esta razón, cuando uno de los sabores se ve en el suelo del bizcocho, este termina perdiendo buena parte de su gracia.

Bizcocho marmolado: cómo conseguir que no se te quede todo en el suelo