Quantcast

Colchones baratos: Un descanso a buen precio

¿Renovar o morir? Llega un momento que mantener el sueño durante la noche es tarea imposible. De repente nos desvelamos prácticamente a la misma hora. Aunque puede ser peor si este patrón, que se repite cada noche, va acompañado de algún dolor en nuestro cuerpo. Y es entonces cuando recordamos que nuestro colchón está más que amortizado.

Dormir las suficientes horas es fundamental para levantarte con energía, rendir durante toda la jornada y prevenir numerosos problemas de salud. Pero en el descanso no solo cuenta la cantidad sino también la calidad. Es entonces cuando nos damos cuenta que una cama adaptada a nuestro cuerpo evita dolores de espalda y articulaciones, influye en el estado de ánimo, mejora la capacidad cognitiva y fortalece el sistema inmunitario. Pero aparte de cuidarnos, queremos que sea lo más económica posible.

A la hora de comprar un colchón barato debemos de fijarnos que cuente con una buena combinación entre calidad y precio. Por ejemplo, en Maxcolchon cuentan con una línea de colchones más económica, en la que se pueden encontrar colchones baratos de viscoelástica, de muelles o de espumación. Este tipo de colchones ofrecen las prestaciones básicas del descanso, convirtiéndose en el colchón perfecto para segundas residencias o habitaciones de invitados, donde su uso se ve más intensificado en los meses de verano y en fines de semana esporádicos. Sus principales ventajas, aparte de contar con un precio muy ajustado y una buena calidad de los materiales, es la alta transpirabilidad y firmeza que ofrecen cada uno de ellos.

Sin embargo, la multinacional hace hincapié en que pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo, motivo suficiente para que la elección de nuestro colchón sea adecuada. Desde la firma apuntan que para contar con un sueño reparador debemos buscar un modelo que cuide de nuestra espalda, que se adapte a nuestro cuerpo y tenga la textura y consistencia perfecta para proporcionar el descanso adecuado, de manera que podamos dormir toda la noche sin desvelarnos. Para ello, lo más importante es recurrir a un especialista en descanso que nos
ayude a seleccionar el producto que más se adapte a nuestras necesidades. Ofrecer al cliente el descanso que necesita es prioritario para la firma, de ahí que la mayoría de colchones cuenten con 100 noches de prueba y hasta 10 años de garantía en las gamas medias y
altas.

Es importante recordar que la compra de un colchón es una inversión a largo plazo. Por ello merece la pena recurrir a gamas de colchones más altas que nos ofrezca las prestaciones que necesitamos y cubra nuestras necesidades. Sin olvidar los pilares básicos que debemos tener
en cuenta para elegir un colchón.

  • La medida: Para elegir la medida que queremos para nuestro nuevo colchón debemos decir el ancho y largo que queremos. Para elegir el ancho debemos tener en cuenta a los durmientes que utilizaran la cama y el espacio que tenemos disponible en la habitación. Aunque en camas compartidas recomendamos que el ancho sea como mínimo de 135 centímetros. En cambio, para el largo del colchón deberíamos elegir siempre unos 15 centímetros más que la altura del durmiente más alto. Así nos aseguraremos que tendremos el espacio suficiente para conciliar el sueño.
  • El soporte: Así es, el soporte influye directamente en nuestro colchón. Tenemos que tener en cuenta que las bases tapizadas y los canapés con tapas rígidas aportan un mayor nivel del de firmeza al colchón. Sin embargo, el uso de somieres aporta al descanso un mayor grado de elasticidad, disminuyendo la firmeza que ofrece el colchón.
  • La firmeza: Teniendo en cuenta el punto anterior podremos elegir mejor el nivel de firmeza que preferimos. En Maxcolchon recomendamos utilizar colchones que cuenten con una firmeza media,
    ya que permiten mantener una posición correcta de la espalda sea cual sea la postura que adoptemos durante la noche.
  • La transpirabilidad: En función de lo calurosos que seamos necesitaremos colchones que cuenten con un mayor o menor grado de transpirabilidad. Así nos aseguraremos que será suficiente para evacuar el calor que desprendemos durante la noche sin importancia de la estación en la que nos encontremos.
  • La adaptabilidad: En función de nuestras necesidades de descanso recurriremos a una mayor o menor adaptabilidad para eliminar las dolencias que podamos tener durante la noche. Puesto quea mayor nivel de adaptabilidad sentiremos una mayor reducción de presión en nuestro cuerpo.
  • Los materiales: Se cual sea tu material preferido para tu nuevo colchón, debes de tener en cuenta en que en la actualidad la mayoría de colchones de gama media y alta están formadas por capas de diferentes materiales para cubrir las necesidades de la mayoría de durmientes. No obstante, lo más importante en este aspecto es asegurarse que nuestro nuevo colchón cuenta con independencia de lechos, ya que, a la hora de compartirlo con otra persona aislará sus movimientos y reducirás los microdespertares durante la noche.