Quantcast

Lidl será neutro en carbono a finales de 2022 y trabaja para reducir un 80% sus emisiones de CO2 hasta 2030

Lidl será neutro en carbono a finales de este año ya que la compañía ha anunciado que trabaja para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (CO2) que se generan de forma directa a lo largo de su actividad y compensarlas a través de programas certificados que protegen el clima, según ha informado en un comunicado.

Por otro lado, la cadena de supermercados junto con el Grupo Schwarz (del que forma parte) ha desarrollado una estrategia sobre el clima con el objetivo de contribuir al Acuerdo de París y evitar un cambio climático peligroso, manteniendo el calentamiento global muy por debajo de los 2°C y prosiguiendo los esfuerzos para limitarlo a 1’5°C. Entre los compromisos que ha adoptado la compañía en España también destaca el objetivo de reducir un 80% sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) hasta 2030.

Estos objetivos también afectarán a sus proveedores, ya que exigirá a aquellos que son responsables del 75% de las emisiones de GEI una estrategia propia sobre el clima basada en la metodología de los ‘Science Based Targets’ (Objetivos Basados en la Ciencia) hasta 2026.

«En Lidl estamos altamente comprometidos con la protección del medio ambiente. Las empresas jugamos un papel fundamental en la lucha contra el cambio climático, y es momento de actuar de forma contundente. Por ello nos marcamos objetivos ambiciosos, en los que creemos firmemente», afirma la directora de Responsabilidad Social Corporativa de Lidl España, Michaela Reischl.

La compañía señala que la búsqueda constante por encontrar soluciones prácticas a la reducción de la emisión de CO2 ha sido objetivo en España en los últimos años. Desde 2018, ha logrado disminuir un 44% sus emisiones directas.

Así, por ejemplo, Lidl utiliza desde hace años electricidad de origen 100% renovable, obteniendo así la certificación de ‘energía verde’. Asimismo, se realiza un aprovechamiento de la energía solar de las tiendas para el autoabastecimiento.

Mientras, en el ámbito de la logística la compañía ha adoptado medidas de ahorro significativas como el uso creciente de camiones propulsados por gas natural vehicular, la realización de ensayos con vehículos eléctricos como posible alternativa a los convencionales o el uso de mega-camiones para aprovechar mejor los desplazamientos, contribuyendo así a reducir las emisiones de CO2.

Además, tanto sus tiendas como centros logísticos, cuentan con certificaciones de eficiencia energética como las otorgadas por EDGE, BREEM o DGNB, entre otras. También ha instalado equipamiento más eficiente en sus tiendas que utilizan gas propano (R-290), un refrigerante natural sin efectos adversos para el medio ambiente.

PRODUCTOS NEUTROS EN CARBONO

Lidl afirma que es la primera cadena de gran distribución que ofrece a sus consumidores gamas de producto completas y de marca propia neutras en carbono. También es de las primeras cadenas que ofrece productos de estas características en sus lineales, tanto en categorías de alimentación, limpieza o cosmética natural.

Esto quiere decir que todas las emisiones de efecto invernadero que se generan en toda la cadena de suministro de estos productos durante la producción, el envasado o el transporte, se compensan a través de proyectos certificados que protegen el medio ambiente.

Actualmente toda la gama de productos veggie de la marca propia Vemondo, formada por 150 referencias, son neutros en carbono, así como su gama de productos Cien Nature. En total, Lidl cuenta con una oferta de más de 170 referencias certificadas como neutros en carbono, como su AOVE Olivar Tradicional (Olisone), productos BIO o sus artículos de limpieza del hogar (W5 Nature), entre otros.

«Otro de los compromisos de Lidl es seguir aumentando de forma progresiva esta cifra. De este modo nuestros clientes pueden decidirse por alternativas más respetuosas con el clima que los productos convencionales. Además, con los productos neutros en carbono también contribuimos al alcance de los objetivos climáticos establecidos en el Acuerdo de París», señala Reischl.

Para compensar las emisiones de gases de efecto invernadero, Lidl trabaja con distintos colaboradores internacionales para apoyar proyectos que protegen el clima conforme al Gold Standard, por los cuales obtienen certificados de protección del clima otorgados por la empresa ClimatePartner GmbH.

Actualmente, la compañía colabora con tres iniciativas a nivel internacional: fomentar el uso de la energía renovable en la India, potabilizar agua en Eritrea y contribuir a la reforestación en Uganda. Además de la reducción de las emisiones de carbono, Lidl está trabajando para alcanzar los objetivos de su estrategia contra el cambio climático a través de medidas concretas relacionadas con el uso de plásticos y su reciclaje (Reset Plastic), la gestión de los residuos, la construcción eficiente y la logística sostenible.