Quantcast

Cómo coger setas en el bosque

Las setastambién conocidas como callampas en diversos países de Sudamérica, son los cuerpos fructíferos de una cantidad de hongos pluricelulares y heterótrofos. 

Si bien, algunas especies de estos hongos pueden llegar a ser venenosas, otras de ellas son bastante sabrosas y nutritivas. De hecho, muchos son los que recomiendan que las setas sean adquiridas en los mercados o sitios de abastecimiento.

LEA TAMBIÉN: FALSOS MITOS A LA HORA DE COGER SETAS, SEGÚN LA OCU

Ya que mucho se dice que es peligroso si las setas se consiguen en el bosque y fueron encontrados de forma silvestre en cualquier rincón no conocido. La razón es clara, puede ocasionar una mala reacción si no se trata de una especie comestible.

Sin embargo hay una forma de poder coger las seta en el bosque de forma correcta y sin correr ningún tipo de peligro.

Así que a continuación te indicaremos cómo debes hacerlo.

¿Cómo debes coger las setas en el bosque?

¿Cómo debes coger las setas en el bosque?

Se dice que la mayoría de las setas silvestres aparecen durante la temporada de otoño. De hecho, muchos aseguran que con la llegada de las primeras lluvias es cuando es el momento para recoger las setas comestibles,

A partir de mediados de septiembre y primeros de octubre es un buen momento ya para iniciar la temporada de setas en España.

Hay zonas que son bastante comunes para la recolección de setas, como por ejemplo las setas llamadas boletus edulis, que suelen aparecer en bosques de robles, hayedos y pinos. Sin embargo, el boletus pinicola es una especie que solo se encuentra en los pinares.

Otra de las especies más habituales en España es el níscalo o rovelló. Suelen crecer en los bosques de coníferas, pinares o en zonas húmedas. Las setas llamadas colmenillas suelen crecer en primavera en zonas húmedas de fresnos y abetos.

Se recomienda que la recolección no se haga en zonas en las que están cercas de industrias, fábricas, carreteras o basureros, ya que pueden contener elementos tóxicos.

Técnica de recolección

Técnica de recolección

Se conocen dos técnicas para la recolección de setas. Recolectando a mano o utilizando una navaja.

En caso que se emplee la mano como método para recolectar setas, debes sujetar la seta por el tallo y girarla 360 grados. No se debe en ningún caso sacar la seta del tirón, ya que de esta forma se daña el micelio.

Si decides usar la navaja, tendrás que cortar la base del pie de forma horizontal sin introducir la navaja en el suelo para no dañar el micelio.

Tenga en cuenta que en ambos casos es importante no remover el suelo ni la llamada hojarasca que se halla alrededor de la setas. También es importante que, tras la extracción, se tape el agujero donde estaba la seta con la misma tierra para proteger el micelio.

Una vez se recoja la seta, hay que colocarla sobre una cesta de mimbre con el himenio boca abajo.

Para la limpieza

Puedes lavarlas y hacer que perduren mucho tiempo. Así que toma nota:

  1. Toma la precaución de no colocarlos bajo el grifo de agua, debido a que, las setas contienen agua, y al lavarlas de esta manera se hidratan y se ponen gomosas, así que para lavarlos procede de la siguiente manera:
  2. Requerirás de un colador grande, de no disponerlo utiliza uno pequeño, en este caso realízalo por partes, también necesitarás un recipiente grande en donde puedas sumergir el colador.
  3. Coloca las setas en el colador, llena el recipiente con agua, sumerge el colador en el recipiente, procede a remover las setas con las manos para que se desprenda la tierra que puedan tener, luego retira el colador del agua.
  4. Tira el agua y con un cepillo pequeño limpia cada seta, coloca las setas en el colador . Deja que se escurran y estarán listas.

Hay quienes prefieren limpiarlas solo con un cepillo para quitar la tierra puesto que las setas ya contienen agua. Así que puedes elegir la opción que más gustes, sin embargo es preferible hacer la limpieza correctamente.

Guardar las setas

Guardar las setas

Cuando estén bien secas, guárdalas en tarros de cristal y ciérralos herméticamente. Así, para consumir las setas de temporada deshidratadas, solo tendrás que sumergirlas en agua templada una hora, escurrirlas y cocinar.

Otro método para hacer que te duren es haciéndolas en conservas:

  • Setas en aceite. Fríe las setas en abundante aceite de oliva durante 15 o 20 minutos. Después, ponlas en botes de cristal y llena con el aceite utilizado para freírlas. Cierra muy bien los botes y hiérvelos 20 minutos al baño María.
  • En vinagre. Mezcla a partes iguales vinagre de vino blanco y agua, y añade también unos cuantos granos de pimienta negra, un diente de ajo pelado, sal y una hoja de laurel. Lleva a ebullición y hiervelas enteras durante dos o tres minutos. Introducelas en botes de cristal y rellena hasta cubrirlos con el líquido de la cocción. Cierra los botes y hiérvelos al baño María durante 20 minutos.
  • En sal. Pesalas y prepara 50 g de sal gorda para 1 kg de setas. Introdúcelas en botes de cristal alternando una capa con una de sal y termina con una capa de sal. Este método es para consumir en tres meses.