Quantcast

Que son los tókens

Tóken es un termino que suele confundirse con la descripción general de la criptomoneda. Aunque tienen una estrecha relación no son parte del mismo concepto.

Los tókens están tomando auge porque sus posibilidades son amplias. Actualmente, varios proyectos interesantes se están desarrollando a través de los tókens y, por ello, es importante mantenerse informado sobre sus funciones.

¿Qué son los tókens?

Para entender mejor qué es un token es necesario irse a la raíz del término. Token significa “ficha” en inglés. Se trata de una etiqueta o signo de identificación para apuntar o señalar un objeto de valor real (como las fichas de casino, que son una identificación de dinero real). Este es un nombre que se traslada al mundo del intercambio digital como una unidad de valor que es lanzada por una organización privada.

A pesar de que tiene semejanzas con las criptomonedas no son este tipo de unidades de cambio pues su alcance es más amplio. Aunque trabajan a partir de la tecnología blockchain de Ethereum y tienen un valor, no son monedas.

En principio, se diferencian de estas porque tienen varios niveles de valor y quien crea el tóken decide cuáles son. Dentro de la cadena de bloques los tókens tienen la utilidad de generar contratos inteligentes, pagar por un servicio, ceder el poder de unos datos o la optimización de un sistema.

Entonces, un tóken es un objeto virtual que tiene ciertas propiedades establecidas por su creador. Una muestra de ello son los NFT (Non Fungible Token) que se intercambian mediante juegos play to earn.

Cómo funcionan los tókens

Los tókens funcionan de forma parecida al intercambio de criptomonedas. Ambos utilizan la cadena de bloques como sistema de verificación. Pero, los tókens no tienen una red propia como cualquier criptodivisa. Por tanto, los tókens se adhieren a una red ya existente que por lo general es Ethereum.

Los tókens tienen un valor solo dentro de una infraestructura que toman prestada. Es una suerte de pacto o contrato dentro de una plataforma para realizar una función específica. Debido a esta característica no son una moneda de intercambio. Un tóken no tiene valor por sí mismo, requiere de algo más que represente su valía. Eso que representa su valor puede ser un smart contract o contrato inteligente.

En un ejemplo práctico supongamos que una compañía X desea construir una casa que cuesta 15 millones USD por un contrato que hizo con la ciudad para ganar 30 USD. Como no tiene todo el dinero para hacerla emite 5 millones de tókens a un dólar cada uno. La condición es que cuando se termine la obra cada participante tendrá un 10% más de lo que pagaron. El creador del contrato luego destruye los tókens.

Curiosidades de los tókens

El uso de los tókens en la actualidad es prominente. Estos son algunos casos que han hecho práctica de esta invención.

  • Existen herramientas para usar los tókens. Entre ellos podemos encontrar un conversor de ETH a BTC. Esto te ayuda a pronosticar los valores de una criptomoneda. Páginas de cambios como Changelly te pueden ayudar a eso.
  • En Argentina lanzaron unos tókens respaldados en la soja. Así lo explica un curioso artículo de Investing.com. Una firma conocida como EDP AGRO intercambió los tókens con Biofilm a cambio de inoculantes, semillas y bio estimulantes para sembrar.
  • En España se emitieron fan tókens de la La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) que se agotaron el mismo día de su liberación. Con ellos los aficionados podían hacer compras, gozar de beneficios exclusivos e intercambios digitales.
  • Un diseñador gráfico que se colocó el apodo de Beeple vendió 5 mil imágenes de su creación bajo el formato de token no fungible. La colección cerró en 69 millones de dólares. Entre sus diseños había memes, fotografías y realizaciones interesantes.
  • Los NFT son frecuentes en el mundo gamer. Por medio de un NFT cualquiera puede comprar criptomonedas o vender distintos elementos del juego. Entre ellos están skins, herramientas, pociones, artículos indispensables. Las skins de CS: GO se cotizan en 2 millones de dólares.
  • Los primeros NFT fueron los CryptoKitties. En este juego los participantes intercambiaban e incluso cruzaban gatitos virtuales. Cada uno de los gatitos era un NFT. Luego los gatos se vendieron por miles de dólares.

Conclusión

Los tókens son cada vez más elegidos porque se pueden establecer contratos a través de un sistema casi infalible como el blokchain. Se puede garantizar que las condiciones de contrato son totalmente limpias, abiertas y transparentes.

El método de contratos de letras pequeñas o fraudulento ya no cabe en esta tecnología. Para poder formar parte de estos cambios novedosos lo mejor es contar con fondos en una plataforma confiable que permita movilizar el dinero como Changelly. Por medio de su página podrás examinar todos sus beneficios.