Quantcast

Bill Viola, Daniel Canogar o Monica Rikic ‘juegan’ a los videojuegos en ‘Homo ludens’

Artistas como Bill Viola, Daniel Canogar, Hamilton Mestizo, Matteo Bittanti, Monica Rikic y Robert Yang, entre otros, participan en la exposición ‘Homo ludens’ de CaixaForum Madrid, que pone a dialogar a los videojuegos con el arte contemporáneo a través de más de medio centenar de obras.

Producida y organizada por la Fundación ‘la Caixa’, la exposición suma 58 piezas de 36 creadores, entre videojuegos y obras de arte, que analiza el papel de los primeros no solo como producto industrial, sino también como fenómeno cultural, estético y artístico.

En la muestra, aparecen temáticas como las mecánicas universales del juego, la industria millonaria del videojuego, su influencia en otras disciplinas como el arte y la ciencia, y la identidad en un mundo donde convive lo real con lo virtual, entre otras cuestiones.

La muestra ofrece un recorrido interactivo y participativo en el cual el espectador actúa como un ‘gamer’, aunque sin jugar en ningún momento con los videojuegos que se exponen. El espectador elige el itinerario que prefiere hacer, como en un videojuego, a partir de una plaza central que funciona como antesala y espacio distribuidor de la exposición.

Al inicio de la exposición, cada visitante recibirá un dispositivo –el Coin–, un objeto con el que podrá contestar a una serie de preguntas a lo largo del recorrido. A través de las respuestas a estas preguntas, el sistema configurará un avatar para cada visitante que le identificará con un perfil de ‘gamer’: desde el más escéptico, al más devoto hacia los videojuegos.

En la gran pantalla instalada en la última sala de la exposición se proyecta una comunidad de avatares que representan, a tiempo real, los perfiles acumulados de todos los visitantes de la exposición. La exposición ‘Homo Ludens. Videojuegos para entender el presente’ se podrá visitar en CaixaForum Madrid hasta el 31 de octubre.

La exposición se inicia en una sala que da la bienvenida al visitante y en la que se puede ver un mural de pantallas que muestra personas de todas las edades, de frente, jugando a videojuegos. En un mostrador, los visitantes reciben el Coin, que les permitirá interactuar (jugar) con la exposición.

Un primer juego de preguntas y respuestas sirve para que los visitantes aprendan cómo funciona el sistema de interacción, y permite recoger la información necesaria para poder perfilar los visitantes y comprender cuál es su relación –o la relación que creen tener– con los videojuegos.

Seguidamente, se accede al lobby central, un espacio luminoso, desde el cual el visitante puede acceder a cinco salas que abordan distintas temáticas. En la entrada y salida de cada una de las cinco salas, el visitante podrá responder a algunos de los dilemas que plantean los videojuegos.

Esta plaza central de la exposición está concebida como un distribuidor que permite a los visitantes no solo ver, sino también vivir la exposición como si fuera un videojuego.

La exposición está comisariada por Luca Carrubba, director de la asociación ArsGames, dedicada a la investigación y difusión cultural de los videojuegos, y cuenta con el estudio Domestic Data Streamers para el diseño de la museografía y la experiencia interactiva.

La exposición Homo Ludens se inaugura en CaixaForum Madrid y, después, protagonizará una larga itinerancia hasta el año 2025 que la llevará a Barcelona, Sevilla, Valencia, Palma, Tarragona, Zaragoza, Lleida y Girona.