Quantcast

La Policía desaloja a 40 okupas que vivían en dos edificios en Carabanchel

Agentes de la Policía Nacional han desalojado a primera hora de este martes a cuarenta okupas que vivían en dos edificios okupados en el madrileño distrito de Carabanchel desde 2015 y en el que residían en condiciones infrahumanas «rodeados de basura, excrementos e incluso roedores de grandes dimensiones», han informado fuentes policiales.

El operativo policial, en el que han intervenido unos 200 efectivos y medios aéreos, se ha iniciado esta mañana en la calle José Garrido de este distrito contra los okupas de unas treinta y una viviendas de dos bloques de viviendas.

Fuentes policiales han señalado que no se trata de una operación contra narcopisos, sino un desalojo de dos bloques de viviendas okupadas desde hace seis años.

Durante el desalojo, que sigue activo, los agentes han detenido a cuatro personas por la Ley de Extranjería y han intervenido diferentes efectos como un táser, armas simuladas y distintos tipos de sustancias estupefacientes.

La investigación se inició hace un año por parte del Grupo de Investigación Zonal, en colaboración con la Comisaría del distrito de Carabanchel.

Las averiguaciones realizadas por los agentes permitieron constatar que en ambos bloques de viviendas se aglutinaban numerosas personas que habían usurpado dichos domicilios a su legítimo propietario.

Se encontraba próximo a un centro escolar causando molestias al alumnado llegando incluso a presenciar el consumo de droga así como peleas entre los consumidores habituales.

Los investigadores constataron que varios de los ocupantes de las viviendas procedían de otros narcopisos desmantelados en otros puntos del barrio.

En el interior residían en condiciones infrahumanas e insalubres rodeados de basura, excrementos y sin ninguna medida higiénica existiendo incluso roedores de grandes dimensiones. Era tal la cantidad de suciedad que durante el presente mes se produjo un incendio que afectó a una parte del edificio.

DESALOJADAS 40 PERSONAS

En la mañana de hoy se ha llevado a cabo el dispositivo en el que participaron unos 200 agentes de diferentes unidades de la Policía Nacional tales como UIP, UPR, GOIT, Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras y Servicio de Medios Aéreos.

La operación culminó con el desalojo de 40 personas a las que se les imputa un delito leve de usurpación y la detención de cuatro de ellas por infracción a la ley de extranjería.

Se consiguió el desalojo completo de las 31 viviendas de ambos bloques y la incautación de varias armas simuladas, un táser y restos de sustancias estupefacientes.