Quantcast

El CDR pide a la UE «determinación» para atender las necesidades de países mediterráneos

El Comité Europeo de las Regiones (CDR, por sus siglas en inglés) ha pedido a la Unión Europea (UE) «determinación» y «corage» para atender las necesidades de los países mediterráneos y la protección del Mar Mediterráneo, al considerar que requieren «una atención especial» de los Estados miembros.

En este sentido, este 30 de junio, el CDR adoptó una serie de recomendaciones en las que ofrece una perspectiva «local» y «regional» sobre la estrategia revisada de la región mediterránea, que se acordó en abril de 2021 y que enfatiza en la necesidad de impulsar el crecimiento económico y la creación de empleo. En febrero de 2021, la UE ya anunció un Plan Económico y de Inversiones para los países del sur que apoyaba una decena de iniciativas centradas en la resiliencia y el desarrollo económico.

«Sobre muchos temas importantes, desde el medio ambiente a la seguridad, de las políticas de juventud a la protección de los derechos, de la migración a la movilidad, la UE y la relación mediterránea es fundamental para el equilibrio económico, social, humanitario y de seguridad de nuestros países», defiende Vincenzo Bianco, miembro del Ayuntamiento de Catania (ITalia) y del CDR y ponente sobre la ‘Alianza renovada con los vecinos del Sur: Una nueva Agenda para el Mediterráneo’.

«La renovada atención prestada por la Unión a su vecindario sur es un factor positivo, pero no suficiente. Pedimos a la UE que sea más decidida y valiente a la hora de garantizar un mayor papel de los entes locales y regionales, con el fin de permitir la creación de una forma real de gobernanza multinivel. Nuestro futuro, que en gran medida y en muchos aspectos es verdaderamente un futuro común, depende de estas decisiones», apostilla.

Las recomendaciones del Comité describen a las autoridades locales y regionales del sur como «clave» en el desarrollo sostenible. El dictamen señala que «casi el 50% de la población del sur tiene menos de 25 años» por lo que elogia el apoyo al emprendimiento juvenil que consta en la agenda de la UE y subraya el compromiso del CDR con la promoción de la mujer, el empoderamiento y la igualdad de género como eje esencial para promover la estabilidad y desarrollo socioeconómico de la zona.

El documento también enfatiza en la necesidad de apoyar la agricultura en la región, sugiriendo que la UE debería intentar desarrollar una estrategia conjunta para la seguridad alimentaria y la soberanía alimentaria en el Mediterráneo; apoyar una transición agroecológica hacia prácticas que preserven el suelo y la agrobiodiversidad e implementar sistemas alimentarios sostenibles, desde la producción hasta el consumo. Además, aboga por una colaboración más profunda entre ciudades y regiones de la región mediterránea y homólogos en la Unión Europea.

Por otro lado, el CDR acoge con satisfacción la decisión de la UE de aumentar la financiación destinada a ciudades y regiones en su nuevo presupuesto, desde 2021 hasta 2027. Sin embargo, cree que el Instrumento de Vecindad, Desarrollo y Cooperación Internacional (IVDCI) debería dedicar más fondos a los objetivos relacionados con el clima, incluido el apoyo a iniciativas para proteger el mar Mediterráneo.

EXTRAPOLAR EL MODELO LIBIO

Las recomendaciones mencionan específicamente el trabajo del CDR con las ciudades libias como un modelo que podría desarrollarse y seutilizado más ampliamente. El CDR ha estado ayudando a las ciudades libias a encontrar socios en la UE desde 2016, un proceso que dio lugar a proyectos y alianzas y que, desde 2021, ha dado lugar a programas apoyados a través del presupuesto a largo plazo de la UE.

A través de estas alianzas, el CDR está ayudando a las ciudades libias a mejorar no solo su prestación de servicios básicos, como la gestión de residuos y la gestión del agua, sino también al desarrollo de su capacidad administrativa, ser capaces de ejecutar proyectos de consolidación de la paz entre los jóvenes y desarrollar la industria pesquera local.