Quantcast

El Gobierno actualiza el código estructural que contiene la regulación sobre el hormigón

El Consejo de Ministros ha aprobado mediante un real decreto el Código Estructural que contiene la reglamentación técnica en materia de estructuras de hormigón y de acero, a propuesta conjunta del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, y a iniciativa de la Comisión Permanente del Hormigón y de la Comisión Interministerial Permanente de Estructuras de Acero.

El Código Estructural actualiza la reglamentación vigente relativa a las estructuras de hormigón y a las estructuras de acero de acuerdo a las novedades de carácter técnico y reglamentario en la materia, y deroga la Instrucción de Hormigón Estructural y la Instrucción de Acero Estructural.

El nuevo marco reglamentario tiene por objeto definir las exigencias que deben cumplir las estructuras de hormigón, las de acero y las mixtas de hormigón-acero para satisfacer los requisitos de seguridad estructural y seguridad en caso de incendio, además de la protección del medio ambiente y la utilización eficiente de recursos naturales, proporcionando procedimientos que permiten demostrar su cumplimiento con suficientes garantías técnicas.

Las principales novedades que incorpora respecto de las anteriores instrucciones de hormigón y acero es que regula la gestión de las estructuras existentes durante su vida útil, los sistemas de protección, reparación y refuerzo de estructuras de hormigón, las estructuras realizadas con acero inoxidable o las estructuras mixtas de hormigón y acero.

También evalúa la sostenibilidad de las estructuras considerando las características prestacionales, ambientales, sociales y económicas que aportan los agentes que participan en su proyecto y ejecución.

El Código Estructural incorpora un modelo voluntario para la propiedad para evaluar la contribución a la sostenibilidad de los diferentes agentes que intervienen en la estructura, como el proyectista, el constructor y los fabricantes de productos, considerando las características prestacionales, ambientales, sociales y económicas.

Los parámetros utilizados en el modelo incluyen las emisiones de gases de efecto invernadero, el reciclado de materiales, el consumo de energía o agua, la utilización de energías renovables, control de emisiones y ruidos o mejora ambiental, valorándose el compromiso de dichos agentes más allá del mínimo exigido por la legislación vigente.

ACOGIDA DEL SECTOR

Desde la Asociación Nacional Española de Fabricantes de Hormigón Preparado (Anefhop) celebran esta aprobación, que creen que supone “un hito e impulsa al sector a apostar por la producción de un hormigón con criterios de sostenibilidad y excelencia”.

La asociación considera que este código viene a resolver cuestiones que presentaba la EHE-08 “de gran importancia” para la industria, aunque supondrá un reto para el sector, ya que deberá adaptarse a los cambios indicados en la norma.

“Las exigencias de trazabilidad supondrán un gran esfuerzo para los hormigones con mayores exigencias de durabilidad. Trataremos de convertir esto en una oportunidad de diferenciación para nuestros asociados, que contarán con el asesoramiento de nuestros técnicos”, señala el presidente de Anefhop, Albert Gómez.