Quantcast

Cómo combatir la artrosis

La artrosis es considerada una patología reumática que lesiona por completo los cartílagos articulares.

Cuando hablamos de articulaciones nos referimos a algunos de los componentes que conforman el esqueleto humano, que permite los movimientos. Así que la autonomía funcional está formada por la unión de huesos mediante la cápsula articular.

Lea TAMBIÉN: CÓMO TENER LAS PIERNAS MORENAS SIN TOMAR EL SOL

En el interior de las misma existen por lo general, un fluido que tiene como nombre líquido sinovial. La cual este es producido por la membrana sinovial, donde los extremos óseos que están unidos para la formación de las articulaciones. Están completamente recubiertos por el cartílago articular.

Es decir que cuando algunos de estos cartílagos sufren alguna lesión, se genera dolor, rigidez y sobre todo incapacidad funcional. Comúnmente la artrosis se encuentra en la columna cervical y lumbar de los seres humanos.

Algunas de las veces también se pueden localizar en los hombros y los dedos de las manos. En las caderas, rodillas y rara vez en la articulación del dedo gordo del pie.

¿A quiénes afecta la artrosis?

¿A quiénes afecta la artrosis?

Según los estudios, la artrosis suele afectar mayormente a mujeres de más de 55 años, en comparación a la cantidad de hombres que la presentan. De acuerdo a los datos suministrados en el año 2017, por la Fundación Internacional de la Artrosis (OAFI), unos 7 millones de españoles padecen de artrosis.

Y aunque todavía se desconocen las causas específicas que produce esta enfermedad, hay ciertos factores que pueden conectarse con dicho padecimiento, tales como:

  • Obesidad
  • Debilidad muscular.
  • Herencia de artrosis.
  • Envejecimiento
  • Fracturas o algún tipo de lesión no tratada correctamente.

Además de esto, se presume que la realización repetida de ciertas actividades donde se usen las articulaciones, también puede provocar artrosis.

En cuanto a los síntomas, es importante saberlos identificar y saber diferenciarlo de una artritis. La artritis es la que genera la inflamación, siendo causante de la enfermedad y en la artrosis es el desgaste de las articulaciones. Las dos son enfermedades que generan dolor, en algunas ocasiones hinchazón en la parte donde se encuentra la molestia.

Genera rigidez, pero en cambio con la artrosis el dolor provocado es de tipo mecánico. Es decir, se va desencadenando con los movimientos y mejora con los reposos.

Esto quiere decir que para mejorar de esta enfermedad se recomienda hacerle movimiento en la parte afectada pero no tan brusco, y después realizarle el reposo necesario para su recuperación.

Tipos de artrosis

Tipos de artrosis

Los tipos de artrosis dependiendo de la zona afectada en los seres humanos son los siguientes:

  • Artrosis de cadera

Se refiere al desgaste de los cartílagos de esta articulación. Este tipo de enfermedad es muy frecuente, pero no tanto como la de rodilla o de las manos. Esta puede aparecer en las personas antes de los 50 años de edad. El dolor de este tipo de artrosis se localiza en la ingle.

  • Artrosis cervical

Se produce cuando una persona sufre alguna lesión o degenera el cartílago de todas las articulaciones de la columna cervical. Uno de los síntomas más comunes es el dolor del cuello, que se puede detectar con los movimientos.

  • Artrosis lumbares

Este tipo de artrosis hace presencia cuando hay una lesión o se desgasta el cartílago de las articulaciones de la columna lumbar. Esta está compuesta por cincos vértebras que están localizada en la espalda, entre las costillas y la pelvis. Los síntomas más comunes para detectar este tipo de artrosis son el dolor, la rigidez y la poca limitación para realizar cualquier movimiento.

  • Artrosis de mano

Se produce por los desgastes de los cartílagos de las articulaciones de las manos. Esta suele generar mucho dolor, rigidez y dificultad a la hora de realizar movimiento en los dedos.

  • Artrosis de rodilla

Este tipo de artrosis se caracteriza por el deterioro que genera el cartílago, provocando que se genere dolor con la actividad física, problemas para caminar y permanecer de pie. Esta enfermedad aparece en las personas antes de los 50 años de edad.

Cuidados para el cuerpo

Cuidados para el cuerpo

Una de las principales medidas que se tienen que tener en cuenta, para evitar la aparición de la artrosis es tener una dieta sana y equilibrada. Hacer ejercicios físicos de una forma habitual, actividades que sean acordes con la edad y sobre todo con el estado físico de la persona.

También se recomienda eliminar por completo el esfuerzo físico, como cargar objetos que sean además de pesados.

Muchos de los expertos hacen énfasis en no practicar deportes de contacto, ya que no son muy buenos para las personas que padecen de esta enfermedad.

Un tratamiento realmente efectivo y de uso extendido entre fisioterapeutas y centros de rehabilitación es la magnetoterapia.

Por otra parte, otras prácticas que se pueden llevar a cabo para aliviar los dolores de la artrosis, serían no sobrecargar las articulaciones con mucho peso, usar calzado adecuado, guardar reposo en períodos de dolor.

Mantener hábitos saludables en alimentación al mismo tono de la actividad física adecuada, además de posturas y ejercicios que fortalezcan las articulaciones.