Quantcast

Liberan a un preso en un acto en el Monasterio de San Jerónimo

El Real Monasterio de San Jerónimo ha acogido en Granada este Martes Santo un acto con medidas de seguridad contra el coronavirus en que la hermandad de la Soledad, conocida popularmente como la de Las Chías, ha recuperado la tradición, suspendida en 2020 por la pandemia, de liberar a un preso en Semana Santa, este año sin procesiones.

En declaraciones el hermano mayor de la Soledad y Descendimiento, Enrique Crespo, ha señalado que el acto se ha trasladado a este martes en vez de celebrarlo en Viernes Santo, cuando tradicionalmente procesiona la hermandad, para ese día poder centrarse en la recepción de los devotos que están llenando los templos de Granada, en el acompañamiento a las hermanas jerónimas en los Santos Oficios, y en los cultos ante el altar.

El preso común liberado, que ya tenía el tercer grado, y ha mostrado su alegría por poder empezar «una vida nueva», ya reinsertado con su familia y su trabajo, ha estado sentado en primera fila junto con funcionarios del Centro de Inserción Social, como es tradicional, en un acto que ha contado con la asistencia, entre otras autoridades, del alcalde de Granada, Luis Salvador, la subdelegada del Gobierno, Inmaculada López Calahorro, y el presidente de la Audiencia Provincial, José Luis López Fuentes.

La Soledad de San Jerónimo ha recuperado esta tradición después de que el Gobierno le concediera, en el Consejo de Ministros el pasado martes, el indulto a un condenado por la Audiencia Provincial de Granada a solicitud de esta hermandad granadina, y que fue publicado en un real decreto firmado por el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo.

Según ha detallado Enrique Crespo, en el acto se ha procedido a la firma simbólica del pergamino con el indulto, con lazo negro al principio –en señal de que el reo sigue preso– y blanco después, ya «libre», en virtud de las propuestas presentadas por la hermandad el año pasado.

La hermandad, según ha recordado Crespo, está pendiente de celebrar el reconocimiento de la coronación canónica de la Virgen de la Soledad, a expensas de la evolución de la pandemia de covid-19 y las medidas de las autoridades sanitarias para frenarla, y no descarta que pueda liberar otro preso con este motivo en 2021.

El BOE, especifica que el ahora indultado fue condenado por la Sección Segunda de la Audiencia de Granada como autor de un delito contra la salud pública a tres años y dos meses de prisión, con accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, y multa de 5.000 euros.

«Atendiendo a las circunstancias del condenado» consideradas en los pertinentes informes de la Audiencia y la Fiscalía, «concurren razones de justicia y equidad», que, previa deliberación del Consejo de Ministros de este pasado martes, conducen al indulto «pendiente de cumplimiento a condición de que no vuelva a cometer delito doloso en el plazo de cuatro años desde la publicación del real decreto».

La hermandad no procesionó el Viernes Santo de 2020, como el resto de cofradías, por las restricciones derivadas de la declaración del primer estado de alarma para frenar la expansión del coronavirus, en un año que, además, fue el primero en una década en que el Gobierno no concedió el indulto a un preso común.

Este año no procesionará tampoco, en el marco de las restricciones articuladas por las autoridades sanitarias contra la pandemia, pero sí ha podido recuperar la tradición de liberar a un reo de su condena. También en Andalucía, en Málaga, el subdelegado del Gobierno en la provincia, Teófilo Ruiz, anunció la semana pasadael indulto de tres presos por parte del Consejo de Ministros que serán liberados por la cofradía de Jesús El Rico de la capital malagueña, para cumplir la tradición, por la que normalmente se libera a un solo interno, después de que en 2020 «todo quedó en suspenso» por la pandemia de covid-19.

JUSTICIA Y EQUIDAD

Tradicionalmente, las cofradías solicitan esta medida de gracia para aquellos reos del ámbito de su provincia que cumplen los requisitos de cualquier indulto ordinario, en los que concurren razones de justicia, equidad o utilidad pública.

La Virgen de la Soledad celebró en 2019 el reconocimiento diocesano de la Curia por la devoción de Granada a esta talla mariana, que llevaba casi 400 años procesionando en Viernes Santo de forma prácticamente ininterumpida, y recuperó sobriedad en su estación penitencial en la calle.

Así, la dolorosa, obra de Pedro Mena en el XVII, fue ataviada al modo del principios del siglo pasado, también en conmemoración de la distinción de la Curia, por la que salió en rosario vespertino en otoño de 2018.