Quantcast

Una quinta parte de las mayores empresas públicas tienen objetivos de cero emisiones

Al menos una de cada cinco (21%) de las 2.000 empresas públicas más grandes del mundo, que representan ventas de casi 14.000 millones de dólares, tienen objetivos para alcanzar emisiones cero, según un informe de la Unidad de Inteligencia de Energía y Clima (ECIU) y Oxford Net Zero.

La mayoría de esas empresas, según el informe ‘Taking Stock: A global assessment of net zero targets’, también tienen objetivos provisionales.

El estudio, que analiza los compromisos de cero emisiones de países, gobiernos y grandes empresas, asegura que el 61% de los países, el 9% de estados y regiones de países con mayores emisiones y el 13% de las ciudades con más de 500.000 habitantes se han comprometido a alcanzar el objetivo de cero emisiones.

Los investigadores advierten a las empresas de que corren el riesgo de ser acusadas de hacer ‘lavado verde’ «si no complementan los objetivos con una gobernanza y una transparencia adecuadas».

El informe cuantifica hasta qué punto estos objetivos de cero emisiones alcanzan un determinado conjunto mínimo de criterios, o ‘línea de partida’, según lo establecido por la campaña ‘Race to Zero’ de las Naciones Unidas.

En este sentido, el informe refleja que el 20% de los objetivos de cero emisiones existentes cumplen esta línea de partida, algo que deja «mucho trabajo por hacer» antes de la COP-26.

El autor principal del informe, Richard Black, ha señalado que, aunque el objetivo de cero emisiones aún está en su primera etapa, está ya «impulsando el cambio de políticas».

No obstante, ha alertado de que para mantener al mundo encaminado hacia los objetivos climáticos, es necesario que más países, estados, regiones y empresas «se adhieran a los objetivos y compromisos existentes para mejorar».

«Tanto las empresas como los países deberán avanzar en el periodo previo a la COP», ha apuntado el experto, destacando que países como Japón o Estados Unidos deberán respaldar sus objetivos de cero emisiones con objetivos «más a corto plazo» para 2030.

El informe también identifica una falta de claridad sobre cómo los países y las empresas utilizarán la compensación para cumplir los objetivos.

Para el coautor del estudio Thomas Hale, aunque la rápida adopción de los objetivos de cero emisiones es «alentadora», hace falta «mucha más claridad» por parte de los actores sobre «cómo planean alcanzarlos». Así, ha resaltado que es particularmente importante que los actores aclaren su posición para compensar las emisiones.

A su juicio, la prioridad más importante son las reducciones inmediatas de las emisiones. «Si todas las empresas y países dependen de las compensaciones y no lo suficiente de las reducciones de emisiones reales, simplemente no podremos adaptarlas a nivel mundial», ha precisado.

Los países con objetivos de cero emisiones, según señala el estudio, representan el 61 por ciento de las emisiones mundiales, el 68 por ciento del Producto Interior Bruto mundial y el 52 por ciento de la población mundial.

Los autores del informe indica que los gobiernos también deben respaldar sus promesas con la publicación de informes y objetivos provisionales «creíbles».

Con 124 países ahora comprometidos o considerando los objetivos de cero emisiones, los investigadores aseguran que aquellos sin objetivos como Australia o Rusia «están en minoría» y «cada vez más aislados».

Cuando se aproxime la Cumbre del Clima de Glasgow (COP-26), que tendrá lugar a final de año en la ciudad escocesa, se intensificará el enfoque en el número de entidades que hacen promesas de objetivos de cero emisiones y su potencial para ayudar a mantener el cambio climático dentro de sus «límites seguros», así como en las promesas renovadas para 2030 según el Acuerdo de París.

El estudio resalta que es necesaria una mayor investigación para saber si cómo de compatibles son los objetivos provisionales con los objetivos de cero emisiones.

«Establecer objetivos es el primer paso y estos deben usarse como punto de partida para que los países, estados y empresas desarrollen planes detallados de reducción de emisiones, particularmente a corto plazo», ha subrayado la coautora del informe Kate Cullen.

Por último, el investigador Steve Smith ha indicado que los objetivos de cero emisiones es lo que el planeta «necesita para detener el aumento de temperaturas» y que son «más útiles» cuando incluyen un enfoque a corto plazo y planes «claros» e informes.