Quantcast

La UIB participa en un estudio que reconstruye la cronología del nivel del Mediterráneo

La Universitat de les Illes Balears (UIB) ha participado en un estudio internacional que reconstruye la cronología y la posición del nivel del mar en el Mediterráneo occidental durante el mioceno superior.

Según ha señalado este viernes la institución universitaria en una nota de prensa, un equipo internacional de científicos formados por miembros de la UIB, la Universidad de Florida del Sur, la Universidad de nuevo México y la Universidad de Columbia utilizaron un tipo de depósitos de las cuevas litorales de Mallorca, conocidos como sobrecrecimientos freáticos sobre espeleotemas (POS, por las siglas en inglés), para reconstruir los episodios de estabilización del nivel del mar.

El grosor y la morfología de estos fenómenos cristalinos se relacionan con las variaciones del nivel de la capa freática, lo cual proporciona a los científicos una manera de medir el nivel del mar en el pasado. Los nuevos descubrimientos se han publicado este viernes en la revista ‘Scientific Reports’.

Las características geológicas de las cuevas de Mallorca, han apuntado, aportan conocimientos científicos para entender los cambios actuales del nivel del mar.

Teniendo en cuenta la preocupación urgente que plantea el actual y progresiva subida del nivel del mar, han indicado, hay una necesidad crítica de predecir con exactitud la rapidez con que aumentará el nivel marino en los próximos.

Para obtener información sobre la estabilidad futura de las masas glaciales y el aumento del nivel del mar, los científicos se basan en evidencias de periodos interglaciales pasados, cuando el clima de la Tierra era más cálido que el actual.

El equipo de Geociencias ha documentado la cronología y la posición del nivel del mar durante intervalos clave de los últimos 6,5 millones de años, en los cuales las estimaciones globales del nivel marino han sido “altamente inciertas”.

Los resultados, han explicado, contribuyen a los esfuerzos para estudiar los periodos cálidos pasados para obtener información sobre la magnitud y la frecuencia de las subidas del nivel del mar, lo cual es fundamental para mejorar la capacidad de predecir y hacer recomendaciones para disminuir el efecto del calentamiento global.

El equipo ha ampliado sus investigaciones sobre el nivel marino durante el plioceno (va de 5,3 a 2,58 millones de años) que publicó el año pasado en la revista ‘Nature’, y ahora investiga muestras más antiguas (mioceno superior) y también más recientes (cuaternario).

Utilizando los espeleotemas de varias cuevas mallorquinas y aplicando modelos numéricos y estadísticos para estimar las correcciones de ajuste isostático glacial y elevación a largo plazo, se han traducido los datos locales del nivel del mar en estimaciones del nivel marino global (GMSL).

Los resultados muestran que durante algunos acontecimientos clave del tiempo geológico, como por ejemplo la transición del plioceno al pleistoceno, hace alrededor de 2,58 millones de años, el GMSL se situaba por encima de 6,4 metros, mientras que, durante el comienzo y el final de la transición hacia el pleistoceno medio, el nivel del mar estaba a -1,1 metros y +5 metros, respectivamente. En general, los resultados avalan que el nivel del mar bajó significativamente después del plioceno.

Los autores también muestran que el nivel local del mar antes y a comienzos de la crisis de la salinidad mesiniana (un gran acontecimiento geológico durante el cual el mar Mediterráneo casi se secó) estaba 33 metros por encima del nivel actual, hace 6,5 y 5,9 millones de años.

Estas estimaciones pueden ofrecer puntos de partida para evaluar si la disminución del nivel marino en el Mediterráneo occidental se produjo de manera gradual o rápida.

Según han apuntado, las estimaciones aportadas son importantes instantáneas de las estabilizaciones del nivel del mar, pero todavía serán necesarios otros puntos adicionales para dar un contexto más general a estos resultados.

Al proporcionar estimaciones directas del nivel del mar, utilizando POS como indicadores robustos, este trabajo avanza la comprensión de la posición del nivel marino durante varios periodos cálidos pasados, el conocimiento de los cuales contribuye a los esfuerzos para obtener una visión de la magnitud y la frecuencia de la subida actual del nivel del mar.

Los miembros que forman parte del equipo son Joan J. Fornós, Joaquín Ginés y Àngel Ginés, del grupo de investigación en Ciencias de la Tierra (UIB); Oana A. Dumitru, actualmente en la Universidad de Columbia, con Jacqueline Austermann; Victor J. Polyak y Yemane Asmeron, de la Universidad de Nuevo México, y Bogdan P. Onac, de la Escuela de Geociencias de la Universidad de Florida del Sur.

Esta investigación es el resultado de un proyecto de colaboración de la National Science Foundation (NSF) entre la Universidad de Florida del Sur (USF) y la Universidad de Nuevo México (UNM) y forma parte del acuerdo bilateral entre la USF y la UIB. Ha sido financiada por la NSF y la Agencia Estatal de Investigación (AEI-FEDER, UE).