Quantcast

Airpods: las consecuencias de usarlos que nadie te cuenta

Los Airpods son audífonos inalámbricos pertenecientes a Apple, quien ahora presenta los Airpods Max al mercado, se puede usar con cualquier dispositivo, incluyendo Android. Desde su lanzamiento, algunos expertos en el área de la tecnología alabaron los Airpods por el gran cambio que significaba, que va desde un mejor sonido, un diseño más delgado y su resistencia al agua, pero no indicaron los problemas que estos audífonos pueden ocasionar.

¿Los Airpods pueden ocasionar daños a la salud?

¿Los Airpods pueden ocasionar daños a la salud?

Además, los Airpods inalámbricos son realmente un transmisor de radio que, como sabrás, se colocan en las orejas y eso puede generar algunos problemas de salud, y es que Apple reconoce en letras pequeñas, que los dispositivos móviles deben mantenerse alejados del oído, algo que la mayoría de las personas no lo sabe.

Aunque los audífonos inalámbricos permiten ver una “distancia” entre el celular y la cabeza del usuario, la realidad es otra, ya que lo único que se ha realizado es un reemplazo de un dispositivo radiotransmisor por otro.

En el año 2011, la Organización Mundial de la Salud (OMS) realizó la clasificación de los campos electromagnéticos de las radiofrecuencias como carcinógenos potenciales para el ser humano, porque quien las sufre tendrá la tendencia a desarrollar un glioma, que es un tipo de cáncer maligno en el cerebro y se encuentra relacionado por el uso del teléfono mediante audífonos inalámbricos.

Según una publicación firmada el 13 de marzo de 2019, se hizo una petición dirigida a las Naciones Unidas y a la Organización Mundial de la Salud, generando nuevamente un debate en relación al daño que puede ocasionar estos dispositivos en la salud de quien lo usa.

Esta petición fue firmada por unos 250 científicos, quienes aseguran que los audífonos inalámbricos pueden emitir una radiación peligrosa en el cerebro, ya que se colocan dentro del canal auditivo y así se exponen a las zonas frágiles del oído a peligrosas radiaciones.

Según lo informado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuando una persona se expone a sonidos superiores a 120 decibeles puede ocasionarse daños en el canal auditivo en tan solo segundos, ya que el oído percibe sonidos superior a los 85 decibeles en un periodo de ocho horas o más, y también puede generar algunos daños irreversibles.