Quantcast

La isla de las tentaciones 3: los trapos sucios de las parejas de la nueva temporada

La isla de las tentaciones no es nada sin trapos sucios. Los reality shows, en general, tienen que partir siempre de un conflicto latente. Ha de haber un asunto por resolver, una cicatriz del pasado que aún no se ha cerrado o un reproche reprimido que en cualquir momento puede salir a la luz. De lo contrario, ¿cuál sería su interés para los millones de espectadores ávidos de morbo que se cuelgan día sí y día también de la pantalla de la televisión? En Telecinco ya andan preparando una tercera entrega de La isla de las tentaciones y las parejas, por supuesto, no han sido seleccionadas al azar.

Y es que este programa ha sido uno de los grandes aciertos de Mediaset en los últimos años. Desde su primera entrega ha suscitado un gran interés del público y unos datos de audiencia más que considerables. Lo que toca en estos casos es exprimir a la gallina de los huevos de oro hasta dejarla seca. Más aún cuando formatos como Gran Hermano o Mujeres y Hombres y Viceversa empiezan a dar claros signos de agotamiento. La isla de las tentaciones funciona a las mil maravillas a base de flirteos, escándalo, peleas y mucho drama. Estas son las parejas de la tecera edición de La isla de las tentaciones y los trapos sucios que esconden en la trastienda.

Lola desconfía de Diego

la-isla-de-las-tentaciones

Tanto él como ella pasaron por el programa de Mediaset Mujeres y Hombres y Viceversa. Allí recibieron el apodo de “Los ratones”; y su relación tiene ya tres años. Su principal problema son los celos y la desconfianza mutua, pero sobre todo la que siente Lola hacia Diego. Y es que el muchacho, durante la grabación de su último videoclip, se morreó con hasta dos chicas, pero no le contó nada a su pareja. Cuando ella lo descubrió, empezó el drama. 

Esa traición cambió todo y necesitan reforzar su confianza, dejando atrás los miedos para seguir avanzando en su relación y dar el paso definitivo: tener un hijo. Habrá que ver si son capaces de remontar y afianzar su romance en su paso por La isla de las tentaciones.