Quantcast

Mermelada o confitura: ¿cuál es la más sana?

Tanto la mermelada como la confitura son unos productos comunes en las mesas de desayuno para completar esta comida. Sin embargo, es muy habitual que los consumidores de estos productos no diferencien entre mermelada o confitura y las consuman indistintamente.

Hay diferencias en los modos de elaboración de la mermelada y la confitura, lo que hace que una de ellas sea más sana que la otra. No obstante, ambas están elaboradas con grandes cantidades de azúcar que no favorecen nuestra salud, por lo que hay que consumirlas con moderación.

ELABORACIÓN DE LA MERMELADA Y LA CONFITURA

Mermelada de fresas

La diferencia principal entre la mermelada y la confitura reside, sobre todo, en el modo en el que se elaboran.

Tanto la mermelada como la confitura son conservas de base en azúcar, para obtenerlas cuecen el producto en agua con azúcar y añadiendo cantidades hasta que consiguen la textura que buscan que se asemeja a un gel.

Puede que estés pensando que entonces la diferencia entre los dos productos está en la cantidad de azúcar que utilizan, y no te equivocas, sin embargo, la gran diferencia reside en la fruta.

Para obtener mermelada, la fruta se cuece entera o troceada con la piel y otras estructuras propias de la fruta que se quiera utilizar.

Por otra parte, para elaborar confitura hay que separar la piel y las partes duras de esta, para poder utilizar solo la pulpa. Esta pulpa que se ha separado se cuece en agua y azúcar. Como resultado se obtiene un producto más homogéneo y gelatinoso que la mermelada.