Quantcast

Telecinco, Antena3… Qué ver en Nochebuena en la televisión

Como todo lo que ha pasado este año 2020 desde principios de marzo, también la Nochebuena va a ser rara, distinta, un poco tristona. Este año no va a poder ser aquello de salir de copas con los amigos o familiares después de la cena, ni quedarse hasta las tantas con los primos y con los tíos hasta la madrugada cantando. En primer lugar, las reuniones están limitadas a seis personas en casi todas las comunidades autónomas, así que nos tendremos que conformar con cenar nuestros convivientes. Esta Nochebuena, qué remedio, nos tomaremos las copas con Telecinco y con Antena 3 en lugar de con nuestros “allegados”.

Otros años, en general, la televisión en Nochebuena era un ruido de fondo al que apenas le prestábamos atención. Pero esta vez será para muchos el único entretenimiento de la noche. Y es que seguramente haya miles y miles de españoles que tendrán que pasar en soledad una noche tan señalada en el calendario. Por eso, los canales de televisión se están esmerando para ofrecer una programación que, en la medida de lo posible, haga más llevadera una Nochebuena lejos de nuestros seres queridos. Esto es lo que habrá en la parrilla de televisión esta Nochebuena del año de la pandemia.

Cuatro

telecinco

Tampoco en Cuatro han programado unas emisiones especialmente navideñas, aunque sí entretenidas y útiles si tenemos niños en casa. A las 21:20 empieza en la segunda cadena de Mediaset Ice Age: El gran cataclismo, una película de animación que hará las delicias de los más pequeños de la familia antes de que se vayan a dormir. Las aventuras de Scrat, Sid, Manny y Diego son garantía de hora y media de entretenimiento y risas.

A partir de las 23:00 continúa el cine, pero ahora un poco más para adultos. La película que se pasará será Una vida a lo grande, dirigida por Alexander Payne y protagonizada por Matt Damon. Como solución a la superpoblación, un científico noruego descubre cómo reducir a los seres humanos para que midan 12 centímetros y medio y propone un plazo de 200 años para realizar la transición mundial al tamaño reducido. Una buena historia para dejar que nos entre el sueño y dar por terminada la Nochebuena del año de la pandemia.