Quantcast
domingo, 20 junio 2021 2:24

Un desastre: delanteros que dejó escapar el Real Madrid y ahora anhela

Uno de los aspectos más a prestar atención en este Real Madrid es el gol. O mejor dicho, la falta de él. Porque si bien la pasada temporada dejó a sus seguidores con un buen sabor de boca gracias a los destellos de Benzema de cara a la portería, este curso no se puede decir lo mismo. Es más, no se puede decir. Porque el gol no llega. Ni con Benzema ni con Jovic… ni menos con un sentenciado Mariano.

Ese es el mal que planea sobre el Real Madrid y el Santiago Bernabéu. Tienen tres delanteros que no funcionan este año. Empezó LaLiga quedándose a cero y afloró el debate que persigue a los blancos en las últimas campañas. Para Zidane, con su optimismo como suele, no es un problema. Pero la realidad es que faltan jugadores con goles. Repasamos algunos que no llegaron y que ahora son necesarios.

Timo Werner, una operación fallida por no hacer de él la opción principal

Timo Werner

El último caso lo encontramos en la figura de Timo Werner. Posiblemente, el mayor error de toda esta lista que el Real Madrid negó para esta temporada. Y en estos momentos le está saliendo caro. Porque Timo Werner, hasta la pasada temporada en el Red Bull Leizpig de la Bundesliga alemana, llamó a la puerta del Real Madrid.

Esto fue a través del gran interés suscitado por el jugador después de salirse en la liga, con el efecto doble de eliminar a un potente Atlético de Madrid en la última Champions, que se postulaba entre los favoritos a la ‘Orejona’. En aquel caso, el interés del Real Madrid creció considerablemente.

Un delantero alemán diferente, rápido, habilidoso y muy polivalente, puede jugar en punta o como extremo. Por entonces, Werner tenía detrás a media Europa, con precisamente el Atlético del Cholo entre ellos o el Bayern de Múnich. Pero la que más le gustó fue la del Chelsea. Sobre todo porque apostaron desde el principio por el jugador. Caso que no pasó con el Real Madrid, que nunca fue su primera opción. El resultado no es otro que una operación fallida del delantero con destino Londres. El poderoso Chelsea de Lampard pagó 53 millones de euros. Barato para la calidad del jugador. Y los blancos lo saben.