Quantcast

Descubren dos sanguijuelas en la garganta y en la nariz de un hombre que no dejaba de toser

Un hombre de origen chino, y que padecía una tos continúa, tuvo que ser operado para extraer de su garganta y de su nariz sendas sanguijuelas que se había tragado hacía meses.

El paciente de 60 años, cuya identidad no ha trascendido, convivió con los parasitos vivos al menos durante 60 días. Solo cuando su tos se volvió insoportable, decidió acudir a la consulta del médico, informa ‘Daily Mail’.

El pasado viernes, el paciente se presentó en una clínica del condado de Xingwen, y explicó a los especialistas que no dejaba de toser y de excretar flemas ensangrentadas.

Los médicos le practicaron una tomografía que no reveló nada inusual, por lo que le realizaron una broncoscopia en la que se descubrió la presencia de dos sanguijuelas. Una de ellas estaba alojada en su fosa nasal derecha, mientras que la otra fue hallada atrapada bajo la glotis.

Tras anestesiar al hombre, el doctor Rao Guanyong retiró los hirudíneos de unos 10 centímetros de largo cada uno.

El hombre cree que pudo tragárselos mientras bebía agua de un arroyo.

“Cuando bebió, probablemente las sanguijuelas eran pequeñas e indetectables a la vista. En los últimos dos meses succionaron sus sangre  y crecieron”, aseguró Guanyong al citado medio.