Quantcast

Los remedios de la abuela para tener la piel como el culito de un bebé

La salud de nuestra piel es un tema que solemos mostrar poca atención hasta que nos empiezan a salir arrugas o notamos nuestro cutis menos vivo. Y es normal, cuando eres joven lo habitual es que, tras pasar la época donde parece una paella de tantos granos que tienes, tu piel tenga una salud envidiable y sin necesidad de cremas, remedios o tratamientos estéticos. Desafortunadamente, todo tiene fecha de caducidad y te levantarás un día dándote cuenta de que tienes que tomar cartas en el asunto. Para afrontarlo con todas las herramientas posibles, te vamos a enseñar los remedios de la abuela para tener la piel como el culito de un bebé.

HIDRATARSE TODOS LOS DÍAS MEJORA LA PIEL

Piel

Ya nos lo decían nuestras abuelas, hay que beber agua todos los días. Los expertos en salud recomiendan ingerir un total de dos litros de agua al día, una media que muy poca gente cumple. Pues esto afecta directamente en tu piel, en tus poros, porque cuando la piel se deshidrata adquiere un aspecto apagado, sin vida. Sin embargo, si añadimos los dos litros de agua en nuestra rutina, veremos los resultados desde el primer momento, debido a que hidrata los tejidos y activa el ácido hialurónico que genera humedad en la piel.