Quantcast

Cómo pagar con el móvil

La tecnología ha avanzado tanto que ahora ni siquiera necesitamos llevar con nosotros una tarjeta de débito o de crédito para pagar una cuenta, porque podemos hacerlo con nuestro propio móvil. Sin duda, lo que se busca es mayor comodidad y funcionalidad, dándole a los Smartphone la posibilidad de que sean utilizados para algo más que llamar, mandar mensajes de texto o cadenas de WhatsApp.

¿Cómo se puede pagar con un móvil?

¿Cómo se puede pagar con un móvil?

Esa es la pregunta que probablemente todos nos hayamos hecho en un principio, junto con qué es lo que hace falta, como funciona este medio de pago, si tiene otros servicios disponibles, y, sobre todo, la seguridad que ello puede garantizar. A todo eso trataremos de dar respuesta.

Con chip NFC

Para comenzar, hay dos maneras de pagar con el móvil, una es la que se orienta hacia el pago en establecimientos o comercios, en este sentido, el móvil se usa tal como si fuera una tarjeta de débito o de crédito, sustituyéndolas. Lo que se requiere para que tu móvil realice esa función es que tenga un chip NFC, ya que eso es lo que permitirá que tu teléfono y la terminal del punto de venta se comuniquen.

Para ello, se necesita que descargues previamente tus tarjetas físicas de manera virtual en tu móvil, pudiendo pagar por medio de las apps propias de tu entidad bancaria o por medio de otras que ofrezcan este servicio. Otra opción es vincular esta clase de pagos a lo que se conoce con el nombre de wearables, tales como el Apple Watch Series 7 o el Samsung Galaxy Watch4, porque ya vienen con ese chip de fábrica.

Sin chip NFC

Pero si tu móvil no tiene un chip NFC, entonces puedes optar por la segunda forma de pago, ya que es posible realizar los pagos por medio de apps con las que se pueden realizar transferencias de inmediato, como Bizum, que permite enviar hasta 1.000,00 euros de manera instantánea, siempre que estés conectado a internet.

¿Cuáles son los servicios de pago disponibles utilizando el NFC?

Existen unos cuantos, y en todos ellos la función es la misma, utilizar tu móvil como si fuera una tarjeta física de débito o de crédito, con solo acercarlo a la terminal del punto de venta, entre los que podemos comentarte de:

Google Pay

Por supuesto, se trata de un servicio ofrecido por Google que permite efectuar pagos por medio de tu móvil. Funciona de manera sencilla y resulta compatible con una gran cantidad de entidades bancarias. Para comenzar a utilizarlo sólo tienes que descargar la app a tu móvil desde Google Play Store.

Hecha la descarga, tienes que añadirle una tarjeta para pagar contacless, esto es, sin contacto. En la página del soporte de Google Pay podrás consultar la lista de entidades bancarias que son compatibles y que se actualiza todo el tiempo, y si tu banco no está en la lista, es probable que pronto lo esté, así que mantente revisando.

Samsung Pay

Esta es la opción diferente a Google Pay para los dispositivos Android, introducida por Samsung en los modelos Galaxy, con un servicio de pagos propio, empleando el NFC, y tal como sucede con Google Pay, hay que configurarlo con una tarjeta de una entidad bancaria que sea compatible, y cuando lo haya hecho, sólo tienes que pasar tu móvil por la terminal del punto de venta y el pago se efectuará.

Un beneficio es que puedes utilizar el método de autenticación biométrico, pudiendo introducir tu huella en tu móvil para autorizar el uso del móvil como tarjeta de pago. Además, Samsung cuenta con Samsung Rewards, que es un sistema de recompensa por puntos, cada vez que lo utilices y que puedes acumular e intercambiar por artículos en muchos establecimientos comerciales.

Apple Pay

Apple Pay

Por supuesto que la marca de la manzana no se iba a quedar atrás, y funciona muy parecido a sus competidoras, teniendo que introducir los datos de tus tarjetas para mantenerlas de manera virtual en tu móvil, siempre que pertenezcan a entidades bancarias compatibles y listo, ya puedes pagar con tu iPhone. Lo interesante es que debes aprobar el pago por medio de una autenticación con Touch ID, Face ID o con un código, pero no tiene un programa de recompensas.

Las aplicaciones de los bancos

Puede ser que tu tarjeta no sea compatible con las aplicaciones que hemos mencionado, o que sencillamente no quieras utilizar esos servicios, en ese caso es bueno que sepas que hay entidades bancarias que poseen su propia app para pagos, de modo que no necesitas instalar ninguna aplicación adicional.

Por supuesto que estos servicios van a depender por entero de cada banco, de modo que debes consultar en la página web oficial del mismo si disponen de este servicio y puedes pagar con tu móvil. En el caso de que lo tengan disponible, lo que debes hacer es tener la app abierta, activar el modo de pago por medio de NFC en el móvil y pasarlo por encima de la terminal lectora del establecimiento.

Servicios para pagar a distancia desde tu móvil

Recordemos que este es el segundo método de pago, con el que no necesitas el chip NFC, y lo único que necesitas es conectarte a la red. Entre ellos podemos mencionar:

Bizum

Funciona de dos maneras, como app y como servicio para enviar dinero entre personas que está integrado a la red bancaria. Debes revisar la lista de bancos que son compatibles con Bizum, y el modo de activación va a depender de la entidad bancaria, aunque generalmente sólo basta con que sea posible verificar ciertos datos personales, así como los de tu cuenta, para hacer uso de este servicio.

Ahora bien, Bizum se vincula con un número telefónico, de modo que sólo podrás asociar un servicio, esto es, que si tienes dos cuentas bancarias y las dos son compatibles con Bizum, sólo podrás vincular una.

Twyp

Esta es la alternativa del banco ING a Bizum, también la puedes utilizar para enviar dinero a otra persona, y puedes hacer pagos utilizando tu móvil por medio de un NFC descargando una tarjeta virtual. No tiene la misma popularidad que Bizum, pero funciona muy bien.

Pero si estas opciones no resultan suficientes, todavía tienes opciones como Verse o Paypal.