Quantcast

Descripción y línea de tiempo del juego online en España

#APUESTAS | Contenido para mayores de 18 años

Las apuestas en línea son uno de los pasatiempos más concurridos entre los usuarios españoles.

No obstante, son muchas las particularidades del sector que obligan a una regulación rigurosa y estricta. Entre las problemáticas más comunes se encuentran los problemas de adicción, la presencia de actividades ilegales como el lavado de activos y la suplantación de identidad, y la falta de regulación de las empresas de juegos.

Afortunadamente, el Gobierno de España ha sido consciente de la necesidad de un reglamento claro para las apuestas en línea y, por esto, ha tomado medidas auténticas para darle un aire de legalidad al sector.

El inicio de las regulación

Los primeros indicios de una reglamentación explícita en el juego en línea surgieron a mediados de 2011, como resultado del aumento en el número de casinos en línea en España y el incremento en la base de jugadores.

El juego en línea se encontraba en una peligrosa zona gris en términos de legalidad, encontrándose ausente de una reglamentación clara en lo referente a obligaciones, regulación, tributación, y control.

La Ley 13 de mayo de 2011

Con un sector de juego aún incipiente, pero con enorme proyección y una falta clara de reglamentación, el Gobierno regula mediante la Ley 13/2011, también conocida como la Ley del Juego.

La Ley 13/2011 implementó la autorización certificada como un requisito para ofrecer actividades de apuestas en línea en España. Adicionalmente, estableció lineamientos en temas de patrocinio, justicia en los premios, obligaciones de los casinos, e impuestos.

De otro lado, la norma implementó algunas directrices claras para la defensa de los usuarios, como la prohibición de actividades de apuestas en línea para menores de edad y grupos de riesgo. Igualmente, se avanzó enormemente en temas como el acceso a la información y la prohibición de actividades nocivas con los jugadores, como los préstamos y la ayuda financiera brindada por los casinos.

Finalmente, la normativa estableció algunas de las funciones claves de la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ), máxima autoridad nacional encargada de supervisar y controlar las actividades del juego del ámbito estatal.

La labor de la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ)

Una de las principales funciones de la DGOJ es la emisión de las licencias locales, necesarias para que cualquier entidad pueda ejercer actividades de juego legalmente dentro de territorio español.

La entidad realiza otras labores importantes como la elaboración de informes sobre el mercado del juego en España. En estos documentos se proporciona valiosa información acerca de las diferentes actividades de juego, con datos como el número de jugadores, los ingresos del sector, y su crecimiento anual.

Por último, la DGOJ contribuye activamente en la protección de los derechos de los usuarios españoles por medio de difusión de información a la ciudadanía, la divulgación del juego responsable, y la lucha contra las prácticas ilegales en el sector.

Los reales decretos 1613 y 1614 de 2011

Posterior a la Ley 11/20211 se pusieron en marcha algunos decretos con el fin de establecer un rol más claro para los operadores de juego y garantizar la veraz protección de los derechos de los jugadores.

En este sentido, el Real Decreto 1613/2011 establece ciertos requerimientos de carácter técnico para que las empresas puedan brindar sus servicios en el sector de las apuestas en línea.

Principalmente, la normativa establece por primera vez el uso de técnicas de generación de números aleatorios para asegurar las posibilidades justas en cualquier tipo de juego. Adicionalmente, la ley establece que los operadores deben contar con un software seguro y optimizado para prestar sus servicios, además de brindar asistencia técnica a los consumidores.

Por su parte, el Real Decreto 1614/2011 organizó las condiciones necesarias para que las casas de apuestas ofrezcan sus servicios en el territorio español, incluyendo, permisos de funcionamiento, registro de interdicciones de acceso al juego, y registro de nuevos usuarios.

El Real Decreto 958/2020, un cambio a la publicidad en el juego

Esta legislación fue direccionada hacia el control de algunas actividades publicitarias de los operadores de juego, interpretadas como invasivas por algunos segmentos de la población.

El Real Decreto 958/2020 establece normas manifiestas referente a la publicidad, promoción, y patrocinio para las apuestas en línea. Entre los cambios más importantes se encuentran la prohibición de promociones de captación a clientes nuevos y poblaciones en riesgo, la inserción de una leyenda especificando la naturaleza del contenido publicitario, y la inclusión de un mensaje de juego responsable en las publicaciones.

De manera práctica, la norma se traduce en la prohibición de las ofertas de bienvenida a los jugadores españoles. Ahora, es necesario la verificación documental de los usuarios y su permanencia durante un periodo de al menos 30 días para lograr acceder a este tipo de contenido.

De otro lado, con la normativa queda prohibido el patrocinio de casinos y casas de apuestas a seleccionados deportivos, impidiendo la aparición de los logos en las canchas y en las transmisiones en directo.

Sobra decir que, este ha sido un duro golpe no sólo a los sitios de apuestas, sino también a las finanzas de algunos equipos de disciplinas como el fútbol y el baloncesto.

La Ley Garzón

Por último, la Ley Garzón, una de las normativas más recientes del sector, busca nuevamente limitar los alcances de la publicidad de las empresas de juego.

La normativa que entró en vigor el martes 31 de agosto de 2021, limitó los horarios de zona publicitaria, estableciendo la franja entre 1:00 a.m a 5:00 a.m para la publicidad en formato audiovisual, incluyendo televisión, radio, y plataformas de intercambio de videos.

Las empresas del sector del ocio tampoco podrán exhibir su marca en el equipamiento de seleccionados deportivos, ni formar parte del nombre de estadios, equipos, o competiciones.

Finalmente, se prohíbe los bonos de captación y la utilización de la imagen de figuras reconocidas (reales o ficticias) para la publicidad en el juego.

Sobre el futuro del juego en línea en España

Dado este panorama, resulta evidente que la nación ha avanzado enormemente en dar a las apuestas online un marco explícito para su funcionamiento.

Es importante resaltar que, la protección de los usuarios ha sido un eje fundamental en la construcción de los reglamentos de la industria, prohibiendo las actividades nocivas y garantizando los derechos de los consumidores.

En el futuro, es de esperarse que la regulación siga avanzando en términos de defensa hacia los jugadores. Lo más importante es que la nación ya cuenta con una base sólida, sobre la cual se seguirá construyendo el devenir del sector de las apuestas.