Quantcast

Detenido un hombre por estafar en 2017 con la venta de entradas para los toros y alquiler de balcones en San Fermín

Un ciudadano coreano que fue estafado en los Sanfermines de 2017 con un falso alquiler de un balcón para ver el encierro ha recuperado el dinero y ha expresado a través de un correo electrónico su agradecimiento a la Policía Foral por la atención que le prestó y por la investigación que desarrolló, que finalmente llevó a la detención del presunto autor de la estafa.

Los hechos se remontan a los Sanfermines de 2017, cuando en la Oficina de Atención al Ciudadano de la Policía Foral en la Plaza del Castillo de Pamplona se recibieron varias denuncias por estafas relacionadas con servicios turísticos de Sanfermines, que fueron investigadas por el Grupo de Delitos Informáticos, según ha informado la Policía Foral.

A través de una web se ofrecían alojamientos en Pamplona, entradas para las corridas de toros y balcones de la calle Estafeta para ver el encierro, que mayoritariamente eran adquiridas por personas extranjeras que acudirían a las fiestas de Pamplona.

Así, un irlandés pagó 440 euros por cuatro entradas de toros y cuando quedó para recogerlas nadie se presentó a la cita. Lo mismo pasó con un australiano que abonó 500 euros, un israelí 200 euros, un americano 380, un singapurense 750 y un coreano 125 euros por un balcón para ver el encierro.

Los policías forales supieron que el dominio de esa web estaba a nombre de un ciudadano extranjero de 50 años residente en Pamplona, que fue identificado por sus perfiles en redes sociales.

Además, ofrecía balcones de las viviendas de sus vecinos, que cuando fueron citados en comisaría testificaron no saber nada, a pesar de que muchos visitantes se personaban en sus casas de la calle Estafeta. Intentaban contactar con el vendedor, pero ya no respondía ni a llamadas ni a correos electrónicos.

Los investigadores consiguieron por fin localizar al presunto autor de las estafas, que fue detenido, puesto a disposición judicial y posteriormente condenado.

A los cinco años se ha sabido por uno de los testimonios que las víctimas han recuperado el dinero gracias a la denuncia presentada en la Policía Foral, y por ello en uno de los casos, de un ciudadano coreano, se ha recibido un mail de agradecimiento y buen recuerdo por el servicio prestado.