Quantcast

El 26 de julio es el onomástico de Santa Ana y de San Joaquín

La importancia de esta pareja de santos deviene del hecho de que fueron los padres de la Virgen María, la escogida de Dios para que, sin pecado concebida, trajera al mundo a su hijo Jesús Enmanuel, por lo que tienen una gran relevancia para el mundo cristiano. Además, por toda la geografía española vamos a encontrar a muchas damas llamadas Ana y a muchos caballeros de nombre Joaquín, bien sea como primero o como segundo nombre, por lo que hoy es el día para felicitarlos por su onomástico.

Santa Ana y San Joaquín

Santa Ana y San Joaquín

Lamentablemente, es muy poco lo que se conoce de la vida de Santa Ana y San Joaquín por las Sagradas Escrituras. Los datos que han podido ser recopilados de ellos acerca de sus vidas tienen procedencia de las tradiciones orales que han podido ser remontadas hasta la primera parte del siglo II. Sin duda debió dejarse más constancia de su existencia, gracias a la importancia que tuvieron como padres de una joven que fue digna a los ojos de Dios para traer a su hijo a este mundo. Se ha podido saber que Juan Damasceno llegó a decir de ellos que: “Joaquín y Ana, ¡feliz pareja! La creación entera os es deudora; por vosotros ofreció ella al Creador el don más excelente entre todos los dones: una madre venerable, la única digna de Aquel que la creó”. Afortunadamente los cristianos no se han olvidado de Santa Ana y de San Joaquín y el culto a sus figuras junto con la veneración que se tiene por la Virgen María, ha ido en crecimiento.

En la ciudad de Jerusalén, se encuentra la Basílica de Santa María, construida en el lugar en el que ésta nació, y durante el siglo VIII Juan Damasceno llegó a conmemorar en ese lugar hasta a los abuelos de Jesús. Pasados los años, la Basílica se convirtió en la Iglesia de Santa Ana de los Cruzados, quienes la adoptaron como una de sus figuras católicas más importantes. Se sabe que en el siglo VI, ya se honraba a Santa Ana en la ciudad de Constantinopla, en la actual Estambul, gracias a la creación de una Basílica en su honor inaugurada un 2 de julio.

Por su parte, el culto a San Joaquín comenzó mucho más tarde, cuando comenzó a ser venerado junto a su esposa Santa Ana, llegando a adquirir bastante relevancia, pero el 26 de julio no sólo se venera a Santa Ana y a San Joaquín, sino que el Santoral Católico se completa con otras figuras que también tuvieron mucha importancia para el desarrollo de la fe cristiana, por lo que completan el Santoral de hoy San Austindo, Santa Bartolomea Capitanio, San Erasto de Corinto, San Jorge Preca, San Simeón de Mantua, Beato Andrés de Phû Yên, Beata Camila Gentili, Beato Guillermo Webster, Beato Hugo de Actis, Beato Jorge Swallowell, Beato Juan Ingram, Beata María Margarita y compañeras y Beato Tito Brandsma.