Quantcast

¿Pueden los perros comer huevos? Averigüe si la comida está permitida

¿Puede su perro comer huevo? Aunque parezca sencillo, la alimentación de los perros es algo que, una y otra vez, suele generar dudas en los propietarios de mascotas. Saber qué alimentos no puede comer su perro es esencial para evitar posibles problemas como la intoxicación. El huevo para perro es un cuestionamiento que hacen muchos tutores, incluso porque el alimento es muy común para nosotros los humanos. La duda puede surgir especialmente cuando el perro está rodeando la comida de los humanos, siempre con la cara de perro hambriento. Pero, después de todo, ¿se pueden dar huevos a los perros? ¡La respuesta la puedes encontrar aquí abajo!

¿Los perros pueden comer huevos? ¿Puedes darles huevos todos los días?

Lleno de proteínas, el huevo es un alimento que aporta muchos beneficios al cuerpo humano. Pero, ¿es el huevo realmente bueno para el perro? La respuesta es sí. En la naturaleza, los alimentos son una de las principales fuentes de aminoácidos esenciales, es decir: aquellos que el cuerpo de su perro no puede producir por sí mismo y necesita que se los suministren los alimentos. Además, el huevo es también un alimento rico en grasas, vitamina A y B12 y es fuente de otros nutrientes como hierro, selenio y riboflavina. El triptófano, presente en los huevos, ayuda a reducir la ansiedad y la irritabilidad del perro. Teniendo en cuenta todos estos beneficios, ahora ya sabes que lo de que el huevo es malo para el perro es una gran mentira.

Con tantas ventajas, hay que preguntarse: ¿puede el perro comer huevo todos los días? Ahora ya sabes que sí se puede ofrecer a tu perro, pero es importante destacar que el huevo no debe ser la base de la alimentación del animal. Lo ideal es que el perro tenga una dieta sana y equilibrada con la ración y que el huevo aparezca en su rutina como suplemento proteico, tentempié o simplemente como golosina. Si le gusta, ofrézcale el huevo hasta dos veces por semana, puro o mezclado en la comida del perro.

¿Puede un perro comer huevos duros?

Ofrecer un huevo cocido a un cachorro es la forma más habitual. Además de tener una textura más suave, los huevos para perros así preparados conservan las propiedades del alimento. Pero ¡cuidado! Espere a que el huevo cocido se haya enfriado antes de dárselo al perro, pues de lo contrario podría quemarse. El huevo revuelto para perros también es una opción, pero debe prepararse en una sartén antiadherente y sin mantequilla, margarina o aceite. Además, no hay que añadir sal en ningún tipo de preparación del huevo para cachorro.

¿Puede un perro comer huevos crudos?

Ahora que sabes que el huevo es bueno para el perro, te debes estar preguntando “¿Pero el perro puede comer huevo crudo?” La respuesta es sí. De hecho, los huevos crudos son más fáciles de digerir por el organismo del perro. El problema de dar huevos crudos a un perro es el riesgo de infección por salmonela, una bacteria que provoca salmonelosis. Si vas a ofrecer el huevo crudo al animal, debe estar bien lavado antes, ser de buena procedencia y estar fresco.

Pero lo ideal es no dar huevos crudos a los perros. La mayoría de los nutrientes del alimento (como la albúmina, presente en la clara de huevo y que ayuda a fortalecer el tejido muscular del animal) se conservan incluso en otros tipos de preparación. La yema de huevo para perros también aporta sólo beneficios: es rica en grasas insaturadas que ayudan a proteger el organismo, además de tener una serie de vitaminas liposolubles.

¿Pueden los perros comer cáscaras de huevo?

¿Y el perro puede comer cáscaras de huevo? Muy ricas en calcio, las cáscaras de huevo pueden ofrecerse a la mascota, siempre que estén bien molidas. El resultado es la harina de cáscara de huevo, muy común en algunas dietas caseras. La cáscara de huevo para perros es especialmente beneficiosa para las mascotas que necesitan un suplemento de calcio.

¿Se pueden dar huevos a los cachorros? ¿Puede tenerlo cualquier cachorro? Comprobar las restricciones

Se recomienda evitar, sobre todo los huevos crudos, para los cachorros y los ancianos que suelen tener un cuerpo más sensible. El huevo cocido para cachorros es la mejor manera de prepararlo. Uno de los efectos secundarios de una dieta con huevos para cachorros es que la gran cantidad de proteínas y grasas puede influir en el aumento de peso del animal que ya tiene tendencia a la obesidad canina. Si éste es el caso de su mascota, evite el huevo u ofrézcale sólo las claras, que tienen un menor porcentaje de grasa. En el caso de los animales con dificultades digestivas, lo ideal es que tengan su alimentación controlada por un veterinario y será el profesional quien diga si puede o no consumir huevos de vez en cuando.