Quantcast

Así puedes hacer una tortilla de patatas para diabéticos

Son muchos los platillos tradicionales que son amados por todos los hogares y entre ellos destaca la siempre presente tortilla de patatas. Un plato humilde y de jornaleros que se ha quedado para siempre en el corazón de millones que recurren a ella en cualquier momento del día y en cualquier ocasión. En muchas ocasiones es necesario hacer adaptaciones a los platillos más tradicionales, sobre todo ante condiciones de salud, como en el caso de los diabéticos.

La tortilla de patatas es uno de los platos que puedes adaptar a este tipo de condición de salud de una forma más sencilla de lo que crees y hoy te contaré todo para que puedas hacerla y disfrutarla sin ninguna complicación.

La tortilla de patatas: una opción apta para pacientes diabéticos

Los pacientes diabéticos no tienen por qué dejar de disfrutar del sabor de una riquísima tortilla de patatas y de hecho, este es uno de los platos que puede consumir con tranquilidad siguiendo tan solo unos pocos consejos especiales.

Como en la gran mayoría de los platos del menú gastronómico español, los sustitutos de algunos ingredientes o los cambios de las técnicas de cocción, hacen posible la preparación de grandes platillos aptos para todos en el hogar.

Así puedes hacer una tortilla de patatas para diabéticos
Foto: Pixabay

Huevos y patatas: ingredientes saludables para todos

Los huevos aportan una buena cantidad de proteínas de alto valor biológico al organismo; y según el tipo de cocción al que sean sometidos, estos resultan sumamente beneficiosos. Si tienes la posibilidad de adquirir huevos de gallinas camperas, el beneficio se incrementa sustancialmente, ya que estos contienen más proteínas y minerales gracias a la alimentación de estas.

Las patatas por su parte, aportan carbohidratos de fácil digestión y complementan de manera estupenda todos los valores nutricionales de los huevos. Si bien, durante años se ha señalado como un alimento capaz de engordar o de causar problemas de salud, debes saber que tal como ocurre con los huevos, la diferencia radica principalmente en el método de cocción elegido.