Quantcast

Oltra: «No es un ataque al colectivo LGTBI, es un ensayo general de si ese camino se puede recorrer»

La vicepresidenta de la Generalitat y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, ha advertido este lunes que la paralización cautelar de 32 guías de temáticas LGTBI en institutos de Castellón «no es un ataque a los libros ni al colectivo LGTBI, es un ensayo general de si ese camino se puede recorrer», un camino que ha comparado con el ascenso de los fascismos a lo largo de la historia.

«Los jueces y juezas tendrán que aplicar las leyes estén o no de acuerdo, porque es el fundamento de un estado de derecho y así es como se combate el fascismo», ha recalcado en rueda de prensa en la 37 Feria del Libro de Castelló de la Plana para defender la tolerancia tras la paralización cautelarísima por parte de un juzgado de la distribución de 32 publicaciones de temática LGTBI en institutos de la provincia de Castellón a instancia de una denuncia presentada por la asociación Abogados Cristianos.

En el acto también han participado la concejala de Feminismo y LGTBI de Castelló, Verònica Ruiz; Bruno Bimbi, autor del libro ‘El fin del armario. Lesbianas, gays, trans y bisexuales en el sigo XXI’; Cristian Carrer, coordinador técnico del Observatori contra l’Homofòbia de Catalunya y coautor del libro ‘LGTBI, claus bàsiques’, y Mercè Pérez, editora en Sembra Llibres, así como el director general de Igualdad en la Diversidad, José de Lamo, impulsor de Ley LGTBI valenciana.

Oltra, también abogada, ha advertido que esta paralización cautelar es un ejemplo de que «los fascismos siempre empiezan igual» y que, en cualquier caso, tiene «dudas» de que los libros se tengan que retirar de los institutos porque «el Ayuntamiento no tiene ninguna competencia» sobre estos centros. Ha sostenido así que el consistorio solo puede «tomar nota» de la resolución, además de remarcar que tampoco «va dirigida a la Conselleria de Educación».

Es más, ha recordado que la Ley LGTBI de la Comunitat establece que todas las bibliotecas de titularidad de la Generalitat o municipal deben contar con un fondo bibliográfico y filmográfico específico en materia de diversidad sexual, familiar, de género y de desarrollo sexual. «Esta es nuestra ley, que está vigente y que todo juez o jueza tiene obligación de conocer, y cumplir y tengo la impresión de que no se la saben», ha remarcado.

«Necesitan algo más para tumbar la democracia que esto, y vamos a pelearlo. Seguiremos en pie, venga una asociación de juristas que tienen más de fascistas que de cristianos o venga quien venga», ha enfatizado Oltra, para recalcar que «aquí se dividen las aguas entre los demócratas y quienes no lo son».

Por eso ha garantizado la unidad de instituciones democráticas como la Generalitat o el Ayuntamiento de Castelló: «Trabajamos por educar una sociedad para la libertad, una sociedad en la que no hay más adolescentes insultados ni más vidas ni libertades robadas, en la que no haya ningún niño o adolescente que no se atreva en su casa a plantear un tema como su orientación o identidad sexual».

LOS 32 LIBROS, EN LA BIBLIOTECA MUNICIPAL

Por parte del Ayuntamiento de Castelló, la concejala ha explicado que las 32 publicaciones iban dirigidas a las bibliotecas de 11 institutos públicos y a un centro de menores, destinadas a la franja 12-17 años y a la formación del profesorado. La selección se llevó a cabo priorizando las novedades, su éxito editorial o que estuvieran en valenciano, además de consultar a dos librerías especializadas.

«Aunque estos libros en este momento no estén en las bibliotecas de los centros de Secundaria de Castelló, están en la biblioteca pública municipal y en todas las librerías para poder ser leídos por toda la ciudadanía», ha puntualizado la edil de Cultura.

También ha garantizado que presentarán alegaciones y que la alcaldesa de Castelló, Amparo Marco, se ha puesto en contacto con ella para enterarse de lo sucedido, ya que este fin de semana ha estado ocupada en el Congreso Federal del PSOE en València. «Defenderemos los derechos humanos y libertades de todas las personas, quieran a quien quieran amar», ha dicho.

«ESTA PELÍCULA PUEDE ACABAR MUY MAL»

Entre los autores, Bruno Bimbi ha agradecido «la valentía y coherencia en esta lucha por la libertad» y se ha enorgullecido de que «a los fascistas no les guste el libro» porque, a su juicio, eso demuestra que algo bueno tiene que tener, aunque les ha invitado a leérselo bien y no solo quedarse con el título de «cuatro o cinco capítulos».

«El día que podamos escribir un libro sobre la vida de personas LGTBI y la religión no sea un tema, significará que la sociedad es mucho mejor y las religiones también», ha aventurado, para recalcar que les «persiguen y matan en nombre de la religión».

En general, Bimbi ha advertido que esta «película puede terminar muy mal», recordando su experiencia como corresponsal en Brasil, donde asistió al ascenso al poder de Bolsonaro, «cuando defendía el ‘pin parental’ hace diez años y era menos conocido que Santiago Abascal».

«España tiene que decidir si quiere ser España o ser Polonia, Rusia, Afganistán o Arabia Saudí», ha enfatizado llamando a «frenar a la extrema derecha, que viene a por todo y siempre a por los grupos difamados por la sociedad». Y ha alertado: «Es una prueba; si los dejamos pasar ahora, vendrán a por mucho más».

Otro de los escritores, Cristian Carrer ha recordado la alarma que sintió cuando se enteró de la paralización y ha defendido la unidad de los autores afectados: «Hemos de ser firmes y dar un grito por la libertad de expresión para seguir conquistando nuestros derechos sin dar pasos atrás».

Y la editora Mercè Pérez ha coincidido en que «ahora más que nunca hay que dar la cara» advirtiendo que este tipo de grupos «quieren atacar todas las formas de vida». «Continuaremos haciendo libros que hablen de movimientos LGTBI y del feminismo», ha aseverado, para lamentar que haya que hablar de «secuestro de libros» en pleno 2021.

QUERELLA

Por su parte, Abogados Cristianos ha anunciado la presentación de una querella «por prevaricación, provocación sexual e incitación a la práctica sexual a menores de 16 años y odio» contra la edil Verónica Ruiz y ha pedido al juez que esclarezca la posible vinculación de la alcaldesa, Amparo Marco, en este tema.

La presidenta de Abogados Cristianos, Polonia Castellanos, asegura que «intentar adoctrinar a los menores, defendiendo la pornografía, el sexo con drogas y atacando a las religiones, no solo no es educación, sino que es un delito». «El que esté a favor de semejante imposición debería responder ante la justicia», ha indicado.

El portavoz de Cs en el consistorio, Esteban Ventura, ha pedido a la concejal de Igualdad que su área «debe respetar la igualdad de todos, porque la libertad de unos no puede coartar ni herir la de otros como ocurre con el contenido de algunos libros LGTBI».

«INDIGNACIÓN»

Desde la FAPA Humanista Manuel Tarancón, con el «respaldo» de Covapa, donde están integrados, se ha denunciado la «indignación» que aseguran que les han trasladado desde las AMPA de Castelló por la entrega de estos libros. «¿Cuántas sentencias en contra de la Conselleria de Educación tienen que haber para que dimitan y se tomen en serio la educación de nuestros hijos?», se ha preguntado y cree que es el momento de que el conseller de Educación, Vicent Marzà, dimita.

«Es una pena que el Ayuntamiento de Castelló derroche dinero de las arcas públicas en libros como estos y no en dotar de recursos a los centros, en mantenimiento de infraestructuras, en apoyo educativo o muchas cosas más que podríamos decir», lamenta la FAPA, que afirma que, junto con la confederación, estarán «vigilantes» para defender «los derechos de las familias, y por ende, de sus hijos».