Quantcast

La demanda de viajes aéreos cae un 56% en agosto por la variante Delta

La demanda de viajes aéreos cayó un 56% en agosto con respecto al mismo mes de 2019, lo que significa una desacelaración con respecto a julio, cuando la demanda fue un 53% inferior, debido a las restricciones impuestas por los gobiernos por la variante Delta, según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

El mayor descenso continúa produciéndose en la demanda de pasajeros internacionales en agosto, que fue un 68,8% inferior a la del mismo periodo 2019, mejorando el descenso del 73,1% registrado en julio de 2021 respecto a hace dos años.

Sin embargo, la demanda nacional total descendió un 32,2% respecto a los niveles anteriores de agosto de 2019, un deterioro importante sobre julio, cuando el tráfico disminuyó un 16,1%.

El director genereal de IATA, Willie Walsh, ha destacado que los resultados de agosto reflejan el impacto de las preocupaciones sobre la variante Delta en los viajes nacionales, mientras que los internacionales continúan a «paso de tortuga» hasta una recuperación total que «no puede suceder hasta que los gobiernos restablezcan la libertad de viajar».

Sobre ello, ha calificado el reciente anuncio de Estados Unidos de levantar las restricciones de viaje desde principios de noviembre a los viajeros completamente vacunados como una «muy buena noticia y traerá certeza a un mercado clave».

Sin embargo, Walsh ha lamentado que persisten los desafíos y las reservas de septiembre indican un deterioro en la recuperación internacional. «Esas son malas noticias de cara al cuarto trimestre tradicionalmente más lento».

Por zonas, el tráfico internacional de agosto de las aerolíneas de Asia-Pacífico fue el que más cayó, con un 93,4% en comparación con el mismo mes de 2019. La capacidad decreció un 85,7% y el factor de ocupación bajó 44,9 puntos porcentuales hasta el 37,9%, el más bajo entre las regiones.

Por parte de los operadores europeos, su tráfico internacional disminuyó un 55,9% respecto a agosto de 2019, mientras que la capacidad disminuyó un 45% y el factor de ocupación cayó hasta el 71,5%.

Las aerolíneas de Oriente Medio registraron una caída de demanda del 69,3% en agosto, por debajo de las aerolíneas norteamericanas, las que mejor comportamiento tuvieron durante el mes, y latinoamericanas, cuyo tráfico internacional se redujo un 59% y un 63,1% en junio, respectivamente.

En África, el tráfico de las aerolíneas cayó un 58,5% en agosto con respecto a hace dos años, una mejora con respecto al descenso del 60,4% en julio.

LA DEMANDA DE CARGA AÉREA CRECE UN 7,7%

La demanda de carga aérea creció un 7,7% en agosto en comparación con el mismo mes de 2019, mientras que la capacidad mundial, medida en toneladas-kilómetro de carga disponibles se redujo un 12,2%.

Por regiones, las aerolíneas norteamericanas aumentaron un 18,8% en la demanda de carga aérea internacional en agosto de 2021 en comparación con el mismo periodo de 2019. Las compañías aéreas de Oriente Medio registraron un crecimiento del 11,3%, mientras que la demanda de las aerolíneas europeas subió un 6%.

Además, las aerolíneas de Asia-Pacífico informaron de un aumento del 15,4%, mientras que las latinoamericanas registraron el único descenso de todas las regiones, con un 14% menos.

Las europeas solo crecieron un 6%, a la par con el mes de julio, impulsados por la actividad de fabricación, los pedidos y los largos tiempos de entrega de los proveedores.

El director genereal de IATA, Willie Walsh, ha resaltado que agosto es otro mes «fuerte» para la demanda mundial de carga aérea y que los indicadores económicos apuntan a «una fuerte temporada alta de fin de año».

«Con los viajes internacionales aún severamente deprimidos, hay menos aviones de pasajeros que ofrecen capacidad de carga», ha añadido.