Quantcast

Cómo limpiar el lavavajillas con vinagre

Sin duda una de las cuestiones relacionadas con limpieza más buscadas en Google, la limpieza de lavavajillas mediante el uso de vinagre, resulta un método sorprendentemente eficaz para asegurar el mantenimiento de este electrodoméstico tan útil y necesario en nuestro día a día. A pesar de que este método de limpieza, al igual que todos, presenta una serie de pros y contras a tener en cuenta antes de aplicarlo, debes saber que funciona incluso para asegurar la limpieza de lavavajillas industriales para la hostelería. A continuación, vamos a mostrarte cuáles son los pasos a seguir para que tú también puedas limpiar tu lavavajillas con vinagre.

Todo lo que necesitas saber para limpiar tu lavavajillas con vinagre

En los siguientes apartados procederemos a describirte con todo lujo de detalle los pasos que debes llevar a cabo para poder limpiar tu lavavajillas. Sin embargo, antes debes reunir todo el material necesario que necesitarás para completar este ciclo de lavado:

  • Agua tibia
  • Un bote de vinagre blanco destilado
  • Bicarbonato de sodio
  • Destornillador
  • Un palillo de dientes
  • Un cepillo de dientes
  • Paño de microfibra
  • Un par de guantes de goma

Libera todo el espacio posible en el interior del lavavajillas

En primer lugar, si quieres asegurarte de que consigues limpiar lo mejor posible tu lavavajillas, vas a tener que liberar la mayor cantidad de espacio posible dentro del mismo, quitando para ello todos los platos, cubiertos, rejillas, porta utensilios y filtros que contenga. Introduce cada uno de estos componentes dentro de una mezcla de agua tibia con una taza de vinagre blanco, y déjalos ahí durante 30 minutos.

Deshazte de los residuos más grandes del interior del lavaplatos

Ahora que has despejado el interior del lavavajillas, toca ponerse manos a la obra. Dado que queremos evitar un posible atasque en el desagüe para no dañar la bomba del lavavajillas o rayar los platos, utilizaremos el paño de microfibra antes mencionado mojado con la solución de vinagre con agua para limpiar bien todas las paredes, brazos rociadores y esquinas de tu lavavajillas, asegurándote de que no queda ni un solo residuo de comida. En el caso de que te topes con algún residuo persistente, ahí es cuando entran en juego el cepillo y el palillo de dientes. Utiliza estos materiales para retirar la suciedad más persistente y facilitar el lavado de las ranuras y agujeros más difíciles de limpiar.

Retira y limpia el filtro del aparato

Antes de iniciar el ciclo de lavado con vinagre, es muy importante que te encargues también de limpiar el filtro. Este componente del lavavajillas es uno de los más importantes, ya que consigue recoger los residuos localizados en el interior del lavavajillas. Sacar el filtro del propio electrodoméstico probablemente requiera el uso de un destornillador, ya que suele estar ajustado a este por una serie de tornillos que deberán aflojarse antes de sacarlo. Una vez hayas conseguido retirar el filtro, déjalo en remojo con agua tibia y jabónpara lavar platos durante 10 minutos y, después, procede a lavarlo con una esponja para asegurar su limpieza.

Comienza el ciclo de lavado con vinagre

Una vez has completado estos pasos, es el momento de iniciar el ciclo de lavado con vinagre. Deberás llenar un tazón que quepa dentro del lavavajillas con un poco de vinagre blanco y colocarlo en el fondo del electrodoméstico. Tras esto, espolvorea unos 180 gramos de bicarbonato de sodio en la parte inferior del lavavajillas para absorber los malos olores. Prepáralo todo para que se inicie un ciclo de agua caliente, ¡y listo!. El vinagre que has introducido se encargará de descomponer los trozos de comida, grasa, espuma de jabón y demás suciedad persistente que pueda haber dentro del lavavajillas.

Detén el ciclo de lavado y deja la puerta abierta

Es fundamental que detengas el ciclo una vez haya transcurrido la mitad de su duración. Una vez pausado, abre la puerta del aparato y deja que el vinagre y el bicarbonato hagan su efecto durante unos 20 minutos. Tras esto, habrás conseguido limpiar el interior de tu lavavajillas usando vinagre. Asegúrate de limpiar con el paño de microfibra su interior para darle un acabado perfecto.

Estos son todos los pasos que debes seguir para poder limpiar tu lavavajillas utilizando vinagre y bicarbonato. El efecto resulta muy sorprendente, teniendo en cuenta que no estamos utilizando ningún tipo de producto de limpieza enfocado al mantenimiento de este tipo de aparatos. Sin embargo, debemos tener cuidado con depender demasiado de este método de limpieza, ya que organismos como la OCU ya han avisado de que podrían acabar estropeando el lavavajillas. Aunque lo más recomendable es el uso de detergentes Todo en 1 que incluyan abrillantador, lo cierto es que el ciclo de lavado con vinagre resulta ser una solución bastante asequible que, en un aprieto, podría sernos de gran ayuda.