Quantcast

Un estudio tecnológico permite acceder a espacios desconocidos del edificio histórico de la USAL

La Universidad de Salamanca (USAL) cuenta con un ‘gemelo digital’ de su edificio histórico, una réplica tecnológica en tres dimensiones desarrollada a lo largo de los últimos dos años y que permite acceder “al detalle” a todos los rincones del emblemático inmueble, incluso conocer las peculiaridades del interior de sus muros y hasta espacios inéditos e inabarcables hasta ahora a los que no se puede acceder físicamente al estar detrás de sus paredes.

El rector de la institución académica, Ricardo Rivero, el vicerrector de Investigación y Transferencia, José Miguel Mateos, y el catedrático y director del Grupo Tidop, Diego González Aguilera, han presentado este trabajo financiado con fondos europeos que conjuga tomografías y herramientas en tres dimensiones con inteligencia artificial y otros recursos.

Así se ha gestado el ‘gemelo’ de las Escuelas Mayores, con un grado de precisión y detalle que no se ha llegado a dar en otros proyectos ya existentes en este mismo campo en España y que permite no solo abrir nuevos campos de investigación y conocimiento sobre las particularidades y modos de construcción de este espacio de hace siglos, sino también comprobar estados de conservación.

Además, según ha explicado el responsable del proyecto, González Aguilera, la recreación en tres dimensiones digital permite también avanzar posibles complicaciones en el futuro, como las ya reconocidas bajo la cubierta de la biblioteca histórica.

El catedrático y experto del Tidop ha apuntado que el proyecto ya recoge un informe sobre las condiciones y las peculiaridades del edificio histórico, cuyo estado a nivel general es “bueno”, y que cuenta con análisis predictivos que abordan hasta la situación prevista en 2038.

De esta forma, tal y como ha añadido, se puede ir planificando actuaciones a realizar y prevenir problemas futuros, una forma de actuar que evita riesgos de deterioro y que incluso minimiza gastos futuros en intervenciones de recuperación.

González Aguilera ha apuntado el interés de los responsables del modelo y de la Universidad de Salamanca de poder acercar esta tecnología y los avances logrados a otras instituciones, con el propósito de que puedan contar con su conocimiento para nuevos ‘gemelos’ de otros inmuebles, con un coste asumible, que podrían ser de unos 2.000 o 3.000 euros en proyectos en un primer nivel y que se elevaría en el caso de pedir una precisión más elevada de detalle.