Quantcast

Los pensionistas vascos denuncian que «vuelven a dejar las pensiones mínimas en la estacada»

El Movimiento de Pensionistas de Euskal Herria ha denunciado los acuerdos alcanzados en la Mesa de Diálogo Social porque cree que «vuelven a dejar las pensiones mínimas en la estacada», aunque considera «positiva la revalorización de las pensiones según el IPC medio anual».

La asociación de pensionistas ha indicado que ve positivo que se revaloricen las pensiones según el IPC medio anual, pero ha apuntado que ese hecho «no se garantiza aún definitivamente, pues se revisará cada cinco años, una conquista conseguida desde el inicio de las movilizaciones de pensionistas».

«Asimismo nos parece positivo sustituir los préstamos por trasferencias y los puntos que hacen referencia a las parejas de hecho, la extensión del derecho a la cotización y la mejora de los convenios especiales de personas cuidadoras familiares», ha sostenido.

Los pensionistas han considerado «un problema el hecho de que las amenazas contra el Sistema Público de Pensiones (SPP) se mantengan, ya que su privatización a través de planes privados de empresa continúa y se empezará a concretar a partir de ahora para ser incluida en la segunda parte de la reforma».

PODER ADQUISITIVO

También ha denunciado que la Mesa de Diálogo Social «se olvida de la propia recomendación segunda del Pacto de Toledo en la que se plantea la posibilidad de recuperar el poder adquisitivo de las pensiones realizado en los últimos años».

Sus críticas se han dirigido, también, al hecho «de que se deroga formalmente el Factor de Sostenibilidad, pero se acepta por parte de los firmantes del acuerdo que sea sustituido por el Índice de Equidad Intergeneracional, inspirado en la reforma de 2011, que tendrá el mismo efecto negativo respecto a las nuevas pensiones, que se reducirán de forma continuada y acumulativa, porque se basa en los mismos principios».

Otra de sus reservas se dirige a «la aceptación de que incrementen los coeficientes reductores de la jubilación anticipada, a la aplicación de dichos coeficientes sobre la pensión neta y no sobre la base reguladora para reducir las pensiones, y ni se menciona la exigencia de las proposiciones no de ley que demandaban la derogación de dichos coeficientes con 40 años cotizados».

FINANCIACIÓN

Las críticas de la asociación se dirigen también a que «sigue sin resolverse el problema de garantías para la financiación de las pensiones, ya que la separación de las fuentes de financiación puede ser un mero movimiento contable».

«Si bien el Estado garantizará las pensiones públicas, las transferencias realizadas en 2021 (13.929 millones) y las que se propone realizar los años siguientes para transferir gastos actuales del sistema son insuficientes», han advertido.

La incertidumbre sobre la estabilidad financiera del sistema «se mantiene», según la asociación, «en la medida en que no se derogue la reforma laboral, se haga una apuesta decidida por el empleo de calidad y se reconozca la deuda del Estado con la Seguridad Social. Esta incertidumbre seguirá siendo instrumentada para impulsar nuevas reformas que reduzcan las pensiones públicas».

La denuncia alcanza a que «el incremento de los años de cotización necesarios para alcanzar el 100% sigue vigente y simplemente se pospone un año y se cambia de nombre». Además, «es inconcebible que no haya mención alguna al incremento sustancial de las pensiones mínimas; estas deberían haber sido incrementadas al menos con el porcentaje de incremento del SMI, ser equiparadas al SMI y alcanzar el nivel de suficiencia fijado por la Carta Social Europea para el SMI, comenzando por una pensión mínima de 1.080 euros».

El Movimiento de Pensionistas ha considerado «inaceptable que no se dé ningún paso para erradicar la brecha de género en pensiones, consolidando un derecho subjetivo de las mujeres a una pensión digna y suficiente y mejorando la pensión de viudedad».

Por último, ha subrayado que se ha conseguido «dejar sin efecto la reforma de 2013» y han apostado por «seguir en la calle para conseguir nuevas victorias, porque la mayor parte de nuestras reivindicaciones siguen pendientes». «La movilización es nuestra mejor garantía y no aceptamos el papel de convidados de piedra en la reforma que se está realizando», han finalizado.