Quantcast

El Centro de Almacenamiento Energético que se instalará en Cáceres supondrá una inversión de 70 millones

El Centro de Investigación de Almacenamiento Energético que el Gobierno de España prevé instalar en Cáceres, supondrá una inversión de 70 millones de euros, que contará con fondos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, y de los que en los presupuestos de este año ya están recogidos 34 millones.

Se trata de centro de investigación que se instalará en la finca El Cuartillo de Cáceres, tendrá una superficie de unos 12.000 metros cuadrados, y constará de tres edificios.

Para ello, la Junta de Extremadura y el Ministerio de Ciencia e Innovación firmarán «en las próximas semanas» el convenio para la instalación de este centro, posteriormente se constituirá un consorcio y se licitará la contratación.

Así lo han avanzado el ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, y el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, en rueda de prensa este jueves en Mérida, tras visitar los terrenos en Cáceres en los que iría ubicado este centro, que han sido cedidos por la Diputación Provincial.

En concreto se prevé «tenerlo ejecutado antes de 2025 y terminado antes de 2023», por lo que Fernández Vara ha señalado que «hay que hacerlo ya», debido a que estos fondos europeos «exigen cumplimiento a tiempo» de los proyectos.

Su objetivo será la investigación sobre «el almacenamiento de energía eléctrica y energía térmica, y todo lo que tiene que ver con el hidrógeno», ha explicado Fernández Vara, quien ha señalado que Extremadura tiene «puestas muchísimas esperanzas» en este centro, en el que se además se baraja la posibilidad de incorporar a Portugal para darle un «componente transfronterizo».

En su intervención, el presidente extremeño ha señalado que se trata de un «proyecto absolutamente estratégico» para Extremadura, que ha puesto «en la ciencia una parte importante de nuestro futuro», ya que según ha dicho, la salida de la crisis será «por la vía de la tecnología y de la ciencia».

Y es que «no estamos en un cambio de era porque haya nuevas fuentes de energía renovable, sino porque haya nuevas fuentes de energía, y que éstas sean además almacenables», ya que «si no, no hay alternativa a las tradicionales», ha señalado Fernández Vara, quien ha añadido que «todo irá en función de la capacidad que tengamos de almacenamiento».

En ese sentido, el presidente de la Junta ha instado a que «nadie vea el desarrollo de la energías limpias como un proceso, como algunos dicen, de ocupación de espacios», sino que a su juicio «es la mayor revolución industrial» por el abaratamiento de los costes energéticos a partir de las nuevas fuentes de energía, que «está en el corazón de lo que van a ser los procesos de reindustrialización».

Así, Fernández Vara ha reafirmado que «la reindustrialización en España va a empezar por Extremadura», algo que a su juicio, «va a ser posible por los costes energéticos, por los desarrollos de energías renovables», una realidad que «va a ser muy pronto posible».

CENTRO «CRUCIAL» PARA DESARROLLAR NUEVA ENERGÍA

Por su parte, el ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, ha destacado que este Centro de Almacenamiento Energético «es crucial para el desarrollo de la nueva energía», ya que «si no conseguimos guardar la energía será muy difícil dar el paso a abandonar la energía fósil».

Duque ha señalado que España está por delante en el mundo en su capacidad de generación de energía solar térmica, en la que Extremadura tiene «una parte muy importante», a la que es necesaria aplicarle «más ciencia y más innovación» a través de este centro.

Un centro que «no solo va a atraer a científicos y a estudiosos, sino que se trata de ir impulsando un polo de desarrollo que permita que también se instale una industria», ha señalado el ministro de Ciencia, quien ha abogado por «perseverar en este buen camino» y «utilizar la mayor parte de los fondos que podamos en darle futuro a la industria con el fomento de la innovación», ha dicho.

Según ha explicado Pedro Duque, el de Cáceres no será un centro donde se vaya a almacenar la energía, sino que «se van a investigar nuevas formas, y formas más eficientes de almacenamiento energético», desde la creación y transporte de hidrógeno, nuevos materiales o construcción de baterías.

Por tanto, será «un polo de atracción para que todo aquel que quiera desarrollar nuevas y tecnologías y aplicarlas en el mercado, se fije en él a la hora de hacer esa innovación», ha concluido el ministro.