Quantcast

El pasado más ‘digno’ de Belén Esteban antes de Sálvame

El reconocimiento que tiene hoy en día Belén Esteban ha sido gracias a Sálvame. Se ha convertido en su segunda casa, y la ha visto crecer en todos estos años. De hecho, le ha dado el título de colaboradora estrella. Y es que, cada vez que sale en las pantallas siempre se hace notar.

La Princesa del Pueblo es tan querida como odiada en la prensa del corazón. Es polémica, siempre da juego, aunque hay que reconocer que sus trabajos en los medios comunicación se los ha ganado a pulso.

Muchos creen que su fama no ha implicado sacrificios. Pero no es así, la exmujer de Jesulín ha tenido que luchar dignamente. Antes de ser famosa, tuvo que sudarse el sueldo trabajando como cualquier otro ser humano. Veamos todos los detalles de ese pasado que quizás desconocías.

Juan Carlos Castilla le dio la mano a la colaboradora

Juan Carlos Castilla le dio la mano a la colaboradora

Tal parece que Juan Carlos fue uno de los primeros noviecitos que pudo tener Belén Esteban. Según lo que el mismo pudo declarar, se la llevó al restaurante para que trabajara con él durante un tiempo. Desde luego, esta no rechazó la oferta que le hizo. Sin embargo, su novio quería ayudarle más para que por fin cogiera el rumbo y pudiera estudiar una carrera.

El mismo asegura que le pagó la escuela con el fin de que se convirtiera en ayudante de enfermera, aunque a la Esteban no se le daban del todo los estudios. Al final, el tiempo que estuvo haciendo hamburguesas no fue el más largo.