Quantcast

Aceite de oliva o aceite de oliva virgen extra, ¿cuál es mejor?

Conocido como uno de los principales pilares de la comida mediterránea, el aceite de oliva es amado por todos y muy recomendado por los nutricionista a lo largo de todo el mundo. De seguro en algún momento te has encontrado en el supermercado y ves el aceite de oliva virgen y el aceite de oliva virgen extra y no sabes cuál de los dos llevar a casa.

Si ambos aceites se producen con las mismas aceitunas, ¿por qué se clasifican diferente?

Si ambos aceites se producen con las mismas aceitunas, ¿por qué se clasifican diferente?

Para poder darte una respuesta a esto, debemos volver al origen. La materia prima de estos aceites es la aceituna sí, pero cuanto más cuidado, esmero y dedicación se le aplique en el campo, mucho mejor será el resultado que se obtendrá en el molino y así sucesivamente hasta llegar al final de la elaboración y tengamos el producto final.

El mantener un cultivo cuidado más una efectiva protección contra las plagas, unas condiciones climatológicas que favorezcan su crecimiento, nos dará como resultado unas aceitunas en perfecto estado y completamente sanas para nuestros aceites de oliva.

Un factor fundamental para que se pueda llegar a obtener una máxima calidad en el aceite de oliva es el proceso de recolección, ya que las aceitunas deben ser recolectadas justo en el momento idóneo de su maduración directamente del árbol y con las técnicas que causen el menor daño posible a las aceitunas, evitando causarles heridas que provoquen la oxidación de esta y lleve a una pérdida de calidad bastante significativa en la aceituna y su aceite.

Luego, está la molienda de la aceituna, la cual debe realizarse en el menor tiempo posible que se pueda desde que se ha hecho la recolección de la aceitunas, para así poder evitar que la aceituna sufra de algún tipo de daño y pueda quedar expuesta a temperaturas inadecuadas que puedan causar su deformación.

Las aceitunas deben ser procesadas en frío, en una temperatura que sea inferior a los 27 grados.

Si se produce alguna anomalía, descuido, mala práctica o trabajo en algunos de los procesos que se llevan a cabo con las aceitunas, esto marcará un diferencia significativa.

Por esto se producen dos aceites diferentes: el aceite de oliva virgen extra que fue elaborado adecuadamente con aceitunas perfectas y no se cometió ningún error, y el aceite de oliva virgen el cual tiene pequeños defectos, perdió nutrientes y es más ácido.

Ahora, cuando vayas al supermercado, sabrás cuál de los dos aceites escoger.